El consumo vip resiste: las compras con tarjetas top creció 40% este año

Gracias a la proliferación de descuentos, cuotas sin interés y promociones, el segmento de los consumidores de alta renta mantiene los niveles de compra que tenía el año pasado. Los bancos, por su parte, están haciendo hasta lo imposible por retener a esos clientes. En los sectores medio y bajo ya se ven cambios importantes en los hábitos de consumo
En el último año, la fiebre del consumo que venía empujando a la economía local se frenó de lleno. Las cifras de los primeros cuatro meses del año son contundentes: la caída en las ventas en los comercios minoristas ronda el 15% en relación al 2008. Se dice, además, que los argentinos han cambiado sus hábitos de consumo y han comenzado a reemplazar las primeras marcas por etiquetas de segunda.

Sin embargo, este panorama sombrío no abarca a todos los segmentos de la población. Los argentinos de mayor poder adquisitivo, aquellos que tienen en sus billeteras tarjetas de crédito Gold o Platino, están aprovechando el aluvión de promociones y descuentos para seguir consumiendo como si nada pasara. De hecho, en algunos bancos señalan que en los primeros meses del año el volumen de compras de los usuarios de tarjetas de crédito premium creció entre un 30% y un 40%. La cifra no es para nada despreciable, aún cuando parte de ese avance se haya dado a cuenta de la inflación, que en 2008 rozó el 22%, según cálculos de economistas privados.

"No es que haya habido un aumento fenomenal en el consumo de los segmentos de alta renta. Pero que el nivel de compra se haya mantenido firme ya es una gran noticia en un año como el que estamos transitando", indicaron desde uno de los bancos líderes del mercado local. En concreto, desde las entidades señalan que subieron 30% los consumos con tarjetas premium en hipermercados y 40% los gastos en restaurants. En tanto, el gasto en productos más caros como pasajes de avión al exterior o artículos para el hogar aumentaron 60%.

"Los segmentos VIP o Premium son los que continúan manteniendo su consumo en los mismos niveles. De hecho, los números reflejan crecimientos respecto del año pasado", indicaron desde otra entidad de primera línea. Es por eso que, hoy más que nunca, los bancos están haciendo todo lo posible para retener a esos clientes, y están lanzando promociones y descuentos especiales para aquellos que paguen con tarjetas Gold o Platino.

"A los bancos nos interesa muchísimo mantener a este tipo de clientes, porque son los que están más fidelizados y en última instancia los que en momentos de crisis y recesión no sólo siguen siendo más fieles, sino que son los últimos en ser golpeados. Por eso no se están viendo modificaciones del lado de la demanda, sino por el contrario desde la oferta. Estamos saliendo con promociones especiales", señalaron.

Realidad paralela

El aumento del consumo de parte del segmento más acaudalado de la población es toda una excepción en el actual contexto, en el que la caída en las ventas que están sufriendo los comercios minoristas es muy fuerte. Las cifras de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) muestran bajas de entre el 13% y el 15% en los primeros 4 meses del año, en relación al 2008.

"El consumo de los segmentos de alta renta sigue creciendo porque está muy incentivado por las promociones, descuentos y cuotas. Eso hace que se compre más con tarjeta, pero habría que medir lo que pasa con las compras en efectivo", indicó un analista de bancos local, que prefirió no ser nombrado.

Según los datos de los bancos locales, el crecimiento de las compras con tarjetas Gold o Platino supera en 10 o 15 puntos porcentuales el avance que mostraron los consumos con plásticos standard. Ahora bien, según los especialistas, en el caso de la clase media se notó claramente un cambio en los hábitos del consumo. "En lo segmentos bajos y medios lo que notamos es que aumentó la cantidad de transacciones pero bajo el cupón. Es decir, que los clientes están yendo a comprar a lugares más baratos, y prefieren las segundas marcas", señalaron.

Comentá la nota