El consumo se recupera, aunque sigue por debajo del año pasado

Las ventas en los supermercados durante octubre mejoraron casi un 8% con relación a septiembre, uno de los meses más críticos. La facturación no logra superar lo comercializado durante el mes de marzo
Las ventas en los supermecados siguen deprimidas, aunque en octubre último mostraron una leve recuperación. Un dato que grafica la situación recesiva es que la facturación fue menor a la registrada en marzo, en medio de un proceso inflacionario.

Tras el desplome de septiembre, las cadenas de supermercados instaladas en Río Cuarto vendieron un 7,8 por ciento más durante octubre último.

De acuerdo a los datos aportados por la Secretaría de Economía de la Municipalidad, en el décimo mes del año, los súper vendieron por 27.351.789 pesos; es decir, 1.984.073 pesos más que en septiembre.

“La gente está reemplazando las primeras marcas por las segundas. En los últimos tres meses hay una fuerte caída de las ventas y apostamos a una mejora durante diciembre por las fiestas de fin de año”, precisó uno de los responsables de un local de una las principales cadenas del país.

La desaceleración de las ventas a partir de la crisis financiera internacional, que impactó en la economía doméstica, señala que la facturación de octubre fue inferior en 400 mil pesos que marzo a valores constantes, sin contabilizar los efectos de la inflación.

Agosto, a la salida del conflicto agropecuario, fue el mes de mejor desempeño en el consumo, con una facturación diaria de un millón de pesos.

La comercialización de la gama de productos que se ofrecen en los amplios salones de los supermercados se frenó con los primeros nubarrones que se asentaron en la economía nacional por la crisis financiera mundial. “Fue inmediato, mientras caían las bolsas también la gente se achicaba y dejaba de comprar en el súper. Ahora notamos que se cuidan mucho más, se miden a la hora de llevar un producto”, dijeron en otro local.

Comparación

En la comparación interanual, la facturación en octubre creció solamente un 16 por ciento con relación a igual período del 2007, cuando los comercios habían declarado ventas por 23.554.965 pesos.

Si bien hay una mejora, el nivel de crecimiento es inferior a la inflación estimada para los productos de la canasta familiar, que en los últimos doce meses ronda el 20 por ciento.

La medición que lleva adelante la Liga de Amas de Casa y la Defensoría del Pueblo muestra una suba de precios del 23 por ciento, en la medición de 20 productos.

En el acumulado anual, hay un mayor movimiento de 67 millones de pesos, que representa el 32 por ciento.

En los primeros diez meses del 2008, los ingresos llegan a los 277.416.000 pesos, mientras que igual período del año del 2007 fue de 210.365.000 pesos.

Estable en electro

Las ventas de electrodomésticos se mantienen estables a lo largo del año, aunque muestran un menor nivel de crecimiento, con relación a la tendencia que venía registrando.

La caída de la financiación con los planes largos sin intereses provocó una reducción de la demanda.

Tras la fuerte caída de septiembre, las ventas de artículos para el hogar se recuperaron en octubre un 20 por ciento, con una facturación de 9.171.000 pesos.

En los primeros diez meses del año, las facturación creció un 27 por ciento. Se vendió por 81.126.899 pesos contra 63.599.356 del 2007.

Comentá la nota