El consumo dejó de caer en abril, y podría repuntar para el resto del año

La demanda en supermercados y autoservicios subió el mes pasado 0,3%, frente a una baja de 1,6% en marzo. Cae el interés por los alimentos premium
No se están resintiendo como los bienes durables, cuyas ventas se desplomaron en los últimos meses, pero se ven igualmente afectados por la crisis.

El consumo de alimentos y artículos de limpieza, perfumería y tocador en los supermercados, almacenes y autoservicios mostró un leve repunte en abril respecto de la tendencia de marzo, pero las proyecciones para el año marcan un crecimiento nulo.

Así lo manifestaron el CEO de CCR, Guillermo Oliveto, y el gerente de Retail Services de Nielsen, Osvaldo Del Río, durante el 7º Encuentro Nacional Retailer organizado ayer en el hotel Hilton por Asa Retail. "En abril, las cadenas se quedaron más contentas que en marzo. No sólo cayeron las Pascuas ese mes, sino que también están dando resultado las agresivas promociones", explicó Del Río. Sin embargo, agregó, la crisis económica se reflejará en el consumo y aunque en facturación se estima habrá un aumento del 15%, "en términos de volumen, el año va a estar más cerca de 0% que del crecimiento". Es decir que la suba en facturación será producto de la inflación, proyectada por los economistas en esos números.

En tanto, para CCR, de una caída de 1,6% de los volúmenes vendidos en marzo respecto del mismo mes de 2008, en abril las ventas subieron 0,3%. Según Oliveto, "si en el segundo semestre la situación mundial mejora y no se produce ningún evento extraño local, la Argentina está en condiciones de poder mantener el nivel actual de performance del consumo". Claramente, 2009 cerrará, en el mejor escenario, con un crecimiento de entre 1,5% y 2% –frente al 5,5% del año pasado–. La consultora tiene un pronóstico más desfavorable, que condice con la hipótesis de un PBI estancado. En ese contexto, el consumo también mostraría crecimiento nulo. "Aún si quedara empatado, sería 53% más alto que en 2002", recordó Oliveto, con el objetivo de dimensionar la crisis.

El CEO de CCR remarcó que lo que ocurra con el consumo en el año dependerá, en gran medida, de la evolución del empleo. El objetivo –dijo– debe ser mantener el nivel de desocupación por debajo de los dos dígitos.

También se refirieron al consumo en abril el presidente de Quickfood, Luis Bameule, y el director general Conosur-Andes de Pernod Ricard Argentina, Eduardo Otero. El empresario de la industria cárnica aseguró que "en abril el mercado se amesetó" y que "va a empezar a escasear hacienda".

"Vemos un escenario complicado a largo plazo porque a los desincentivos que tuvo el sector, se suma la sequía", aseguró Bameule. Otero, por su parte, afirmó que su empresa creció en abril, pero admitió una desaceleración en las ventas de marcas premium.

Principales caídas

Si bien los alimentos es lo último que los consumidores resignan a la hora de cuidar el bolsillo, también en este rubro comenzó a haber una mayor selección por parte de la gente. Según datos de CCR, los productos que crecieron menos durante el primer trimestre fueron los congelados, cuya demanda aumentó 1,4%, y los premium, que cayeron 0,7% en el período. "Los productos más básicos son los que más crecen", señaló el directivo de Nielsen, en referencia a los alimentos de rotisería, las bebidas, los artículos de perfumería y los de limpieza. Según Oliveto, los tres rubros que más aumentaron fueron las bebidas sin alcohol –debido a un otoño muy caluroso–, cosmética y tocador –las mujeres no resignan la estética– y las bebidas con alcohol.

Comentá la nota