El consumo no bajó a pesar de la alerta

Pasaron tres meses desde la decisión provincial, pero los cordobeses siguen usando la misma cantidad de agua que antes.
En la ciudad de Córdoba se siguen consumiendo 315 litros por persona y por día, a pesar de la alerta amarilla provincial. Ajustarán los controles y las multas.

La alerta amarilla en las cuencas del San Roque y Los Molinos, declarada hace más de tres meses por el Gobierno provincial, tenía por objetivo tomar medidas para evitar una catástrofe hídrica. Pero también fue un llamado de atención a los cordobeses para que restringieran el consumo de agua.

El primer objetivo parece cumplirse. Desde la Subsecretaría de Recursos Hídricos de Córdoba explicaron que la situación es preocupante pero no crítica. En el estado actual, el agua está asegurada hasta diciembre, aunque las lluvias de mediados de noviembre aliviarían la situación.

Sin embargo, el segundo objetivo, bajar el consumo, no se cumplió. Antes de la alerta, en junio, cada cordobés consumió 317 litros por día. En julio, 308.

La alerta amarilla fue decretada el 24 de julio pasado por la Provincia. En los meses siguientes las cifras no bajaron. En agosto el consumo llegó a 321 litros y en setiembre, a 315. Estas cifras están 100 litros por encima de lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud como ideal.

"Estamos en un promedio de consumo muy alto. A veces hasta duplicamos el valor óptimo que señala la OMS", indicó Jorge Masih, subsecretario de Recursos Hídricos de la Provincia.

Y agregó: "Si se mantiene la situación, no descartamos decretar una alerta naranja en los próximos 20 días. Esto implica mayores restricciones para el riego y acciones para disminuir el consumo domiciliario. En Córdoba no tenemos previstos cortes domiciliarios".

Sobre la concientización, Masih comentó que se ha trabajado con las cooperativas para educar a la población. "Las cooperativas envían folletería con la factura y se trabaja en los colegios", indicó.

Río Ceballos. Desde la Cooperativa de Río Ceballos explicaron que en los últimos tres meses el trabajo fue extremo. "Salimos con todo el personal casa por casa para concientizar a la población. Pero nada es suficiente a la hora de cambiar hábitos que están arraigados", explicó Marcelo Fassi, presidente de la Cooperativa.

El consumo en Río Ceballos, Unquillo y Mendiolaza se acerca más a lo que recomienda la OMS. Varía entre los 200 y 220 litros por persona y por día, aunque en verano aumenta por el llenado de piletas. Sobre el uso indebido del agua potable, Fassi indicó que se labraron alrededor de 100 actas en los últimos dos meses.

En este sector, intendentes y cooperativas señalan que la crisis ya no se debe a una mala conducta de consumo, sino que es un problema estructural.

Córdoba. "En la ciudad de Córdoba, la situación no es crítica como para realizar cortes programados. Sí vamos a conversar con el municipio y Aguas Cordobesas para mejorar los controles y aplicar las multas correspondientes", indicó Masih.

El Código de Faltas municipal prevé multas por "arrojo de agua a la vía publica". El monto de es 290 pesos a dos mil pesos si ocurre en una vivienda familiar, de 2.500 a cinco mil si proviene de piletas y de cinco a 50 mil si corresponde a un comercio o industria.

Viviana Salazar, directora de Higiene Urbana, indicó que en lo que va del año se labraron 490 actas por arrojo de agua, especialmente en la zona Cerro de la Rosas y Argüello, donde hay muchas piletas.

"Cuando vemos a alguien regando tratamos de concientizar a la gente. A partir de ahora vamos a incrementar los controles. También se revisarán los lavaderos", indicó.

Carlos Paz. Villa Carlos Paz decretó esta semana la alerta roja debido a que el fin de semana pasado el consumo llegó a los 350 litros por persona por día.

La alerta roja permite restringir los usos que no tengan que ver estrictamente con el consumo y hasta interrumpir el suministro. Este fin de semana habría cortes programados, según indicó la cooperativa.

Comentá la nota