Los "consultorios A" para tratar la influenza ya se implementan en 14 hospitales bonaerenses

El Ministerio de Salud bonaerense sumó un nuevo consultorio especial para atender a los casos sospechosos de gripe A H1N1 en el hospital Abraham Piñeyro de Junín. De este modo, la red de "consultorios A" dispuesta por la cartera ya se implementa en 14 hospitales de referencia.
Al respecto, el director del hospital Piñeyro, Claudio Ricasoli, indicó que ese centro de salud está provisto de todos los insumos necesarios para la atención de casos de gripe A.

En ese sentido, precisó que ayer recibieron, a través del Ministerio de Salud provincial, 40.000 barbijos, 30.000 delantales, 20.000 botas y 5.000 pares de lentes descartables.

El consultorio especial del hospital de Junín comenzó a funcionar hoy en un trailer cedido por la Región Sanitaria III, ahora ubicado junto a la guardia del centro de salud.

Además del consultorio A en el Piñeyro, la red está instalada en otros 13 hospitales, a saber: El Cruce, de Florencio Varela; Evita, de Lanús; Simplemente Evita, de La Matanza; Iriarte, de Quilmes; Bocalandro, de Tres de Febrero; Petrona V de Cordero, de San Fernando; Oscar Alende, de Mar del Plata; Victorio Tetamanti, de Mar del Plata; José Penna, de Bahía Blanca; San Felipe, de San Nicolás; San Juan de Dios, de La Plata; Sor María Ludovica, de La Plata; y Noel Sbarra, de La Plata también.

El objetivo de estos consultorios es agilizar la consulta de los pacientes y evitar la posible propagación de la gripe en las salas de espera. Para ello, personal hospitalario especialmente capacitado en gripe A H1N1 y equipado con barbijos recibe a todos los pacientes que ingresan a estos 14 centros de salud.

A través de un procedimiento de consulta denominado "triage", el personal selecciona a los pacientes y deriva a quienes tienen síntomas compatibles con gripe a los consultorios especiales.

En los consultorios A, que están aislados de los convencionales, los pacientes aguardan ser atendidos con barbijos, evitando así posibles contagios en las salas de esperas.

Comentá la nota