Construirán la mayor planta de conversión de residuos en energía del mundo

Construirán la mayor planta de conversión de residuos en energía del mundo

El gigantesco complejo, que estará en funcionamiento en 2020, será capaz de procesar hasta 2 millones de toneladas de desperdicios por año y garantizar el abastecimiento energético de 120.000 hogares.

El Gobierno de Dubái, uno de los siete emiratos que conforman los Emiratos Árabes Unidos (EAU), acaba de anunciar la construcción de la mayor planta de conversión de residuos en energía a escala global. De no mediar inconvenientes, la instalación estará en marcha en 2020, antes del inicio de la Expo 2020, una de las ferias internacionales de innovaciones tecnológicas más importantes del planeta.Hasta el momento, el rótulo de ‘mayor transformadora de residuos en energía del planeta’ le correspondía a la central E-E-T, ubicada en el este de Shenzhe, en China. Proyectada para comenzar a operar también en 2020, ésta contará con una potencia final de 165 megawatts (Mw).

La planta de Dubái, por su parte, procesará hasta 2 millones de toneladas (Tn) de residuos sólidos urbanos (RSU) al año; es decir, un 60% de la producción anual de basura de su nación. Con una capacidad de generación energética de 185 Mw, cubrirá las necesidades anuales de alrededor de 120.000 domicilios; o sea, un 2% de todo el consumo eléctrico en suelo dubaití.La imponente obra estará a cargo del Municipio de Dubái en asociación con la Autoridad de Agua y Electricidad de Dubái, la empresa suiza Hitachi Zosen Inova y la firma de construcción belga Besix Group. Según los planes preliminares de estas organizaciones, la inversión necesaria rondará los u$s 680 millones.

Hasta el momento, la mayor transformadora de residuos en energía del planeta era la central E-E-T, ubicada en el este de Shenzhe, en China. Su potencia instalada ronda los 165 Mw; es decir,

20 Mw menos que la planta de Dubái.

El complejo estará emplazado en un terreno de aproximadamente 2 hectáreas (Has) en el área de Warsan, un barrio industrial que limita con las localidades de Al Warqaa al norte y Nad Al Sheba al oeste. La electricidad que genere la planta a partir del aprovechamiento de los desperdicios se conectará directamente con la red local por intermedio de líneas de alto voltaje de 132 kilovoltios (Kv).

Firmas especializadas

Las compañías que colaborarán con las autoridades dubaitíes en el desarrollo del emprendimiento disponen de experiencia y reconocimiento internacional en la materia.Hitachi Zosen Inova, de hecho, tiene más de 80 años de historia. Fundada en 1933 con la intención inicial de promover el tratamiento térmico de los residuos, la empresa diseñó sus propias tecnologías y se especializó en la construcción de plantas y equipamiento con aplicación en distintos puntos de Europa.

Con el correr de los años, la organización abrió filiales en Alemania, Japón y Estados Unidos, entre otros países. Asimismo, expandió su campo de acción a la provisión de soluciones ‘llave en mano’ vinculadas con el uso energético de los residuos y las innovaciones tecnológicas sustentables.El Besix Group, en tanto, es el mayor conglomerado de construcción de infraestructura en Bélgica. Con el foco puesto en las obras relacionadas con el cuidado del medio ambiente, también incursiona en campos como el transporte, la energía y los servicios.Creado en 1909, actualmente el grupo tiene más de 18.000 empleados y presencia activa en 20 países de los cinco continentes.

Más que petróleo

Situado en la costa del Golfo Pérsico, en el desierto de Arabia, Dubái posee una superficie total de apenas 4.114 kilómetros cuadrados (km²). Su capital se encuentra surcada en dirección noreste-sudoeste por el entrante de agua salada del Golfo Pérsico denominado Khawr Dubayy. La economía de Dubái, que durante dos siglos se basó en el comercio de perlas, fue motorizada por la explotación de petróleo a partir de 1960. Hoy también exhibe un importante desarrollo del comercio, la construcción, los servicios financieros y el turismo.

La mayor parte de la población del emirato es extranjera, proveniente en su mayor parte de otras naciones asiáticas. La cultura predominante está influenciada por el islam y las sociedades árabe y beduina. El gobierno se rige por un sistema de monarquía constitucional, encabezado desde 2006 por el jeque Mohamed bin Rashid Al Maktum.Una particularidad de Dubái tiene que ver con sus edificios de lujo y grandes obras de infraestructura, tales como el hotel Burj Khalifa (el más alto del mundo), los puertos de Mina Rashid y Jebel Ali, y el conjunto habitacional de islas artificiales The World y The Palm Islands. 

Coment� la nota