Se construirán "llave en mano" dos centrales termoeléctricas nuevas

Se firmaron ayer los contratos con la UTE Isolux-Iecsa. Juntas, las plantas generarán 1.600 MW. Se invirtieron $ 3.055 millones.
Buenos Aires. El gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, al firmar ayer los contratos de construcción "llave en mano" de dos centrales termoeléctricas, dio un paso fundamental en le ejecución del Plan de Obras Públicas anunciado en diciembre de 2008.

Con estas obras se profundiza la participación de Enarsa en la infraestructura energética del país y, principalmente, se busca incrementar la oferta de generación eléctrica.

Debe recordarse que a mediados de 2007, Enarsa licitó la construcción de centrales por 1.600 megavatios (MW). En diciembre de 2007, se admitió la oferta presentada por la UTE Isolux-Iecsa para dos centrales: Ensenada de Barragán y Brigadier López.

Durante el 2008 se acordaron los contratos y ahora se firmaron en la modalidad "Llave en mano".

La Central Ensenada de Barragán se emplazará en la localidad de Ensenada en la provincia de Buenos Aires.

Contará con una potencia instalada de 560 MW y tendrá un plazo de obra de 24 meses.

La Central Brigadier López se instalará en el Parque Industrial de Santo Tomé en la provincia de Santa Fe y dispondrá de una potencia instalada de 280 MW. Esta tendrá un plazo de ejecución de obra de 22 meses.

La inversión total de ambas centrales será de $ 3.055 millones y se incorporarán al sistema unos 840 MW de potencia total.

El financiamiento provendrá de aportes del tesoro nacional y colocaciones de deuda a través de oferta pública.

Las obras se iniciarán en abril de 2009 y se emplearán en pico de obra 2.150 obreros.

En crecimiento

Hasta el momento en materia de generación eléctrica, se han incorporado más de 3.700 MW, mientras que en líneas eléctricas en extra alta tensión se han sumado 2.100 kilómetros y en lo que hace al transporte de Gas Natural, se ha incrementado la capacidad en 10,8 millones de metros cúbicos diarios.

En cuanto al Programa de Ahorro de Energía (Pronurre), el cambio horario permitió ahorrar 400 MW el año pasado y 500 MW en el presente período de verano.

Junto con estas obras, también se procedió al recambio de más de 5 millones de lámparas de bajo consumo en 2,5 millones de hogares de 750 municipios y se han colocado 300 mil lámparas de bajo consumo en el ámbito de la Administración Pública Nacional.

De la misma manera se han suscripto convenios con 50 municipios para el cambio de luminarias de alumbrado público.

Ajuste tarifario

El mismo día de los anuncios, desde el Gobierno confirmaron que habrá un aumento de tarifas para el transporte público de pasajeros en Ciudad y Provincia de Buenos Aires y que, al igual que en los últimos ajustes que se aprobaron para el resto de los servicios públicos, la medida apunta a reducir los subsidios que reciben los operadores privados del sector.

La administración kirchnerista tiene en las gateras la aplicación de una nueva suba tarifaria para los colectivos, subtes y trenes urbanos que oscilará entre el 15% y el 25%. Si bien no dio mayores precisiones sobre los porcentajes de aumentos, el ministro de Planificación, Julio De Vido ratificó ayer que ya está tomada la decisión de ajustar las tarifas del transporte y que los nuevos valores "se van a anunciar oportunamente".

El titular de Planificación aseguró que "lo se que se busca con el ajuste es una esquema de mayor proporcionalidad tarifaria respecto a los valores que se pagan en las provincias y en la región metropolitana". Agregó que "a esto se suma la decisión oficial de ir reduciendo los subsidios al sector que pagan todos los argentinos".

Respecto a partir de cuándo entrarán a regir las nuevas tarifas, De Vido evitó dar detalles y sostuvo que "es una decisión que tomará la Secretaría de Transporte y que se va a anunciar en el momento oportuno".

Los nuevos cuadros tarifarios que tienen en carpeta los funcionarios prevén llevar el valor del boleto mínimo de colectivo de $ 0,90 a $ 1,10. En el caso de la segunda sección de recorrido, la tarifa treparía de $1 a $ 1,25.

Para los subtes se maneja un incremento del 22% que llevaría el valor de cada viaje a $ 1,10. Para los que utilizan el servicio del Premetro, la tarifa pasaría de $ 0,60 a $ 0,70.

Por el lado de los ferrocarriles, las subas para los trenes eléctricos oscilarían entre el 15 y el 25%; mientras que en el caso de los ramales diesel los ajustes serían entre el 18 y 25%, según las distancias y las líneas.

La resolución que dará vía libre a los aumentos se conocería entre mañana y el viernes. Esta vez -a diferencia de los recientes incrementos de electricidad, gas y peajes- es muy probable que no haya conferencia de prensa.

La intención oficial es que los nuevos valores de los boletos y de los pasajes ferroviarios empiecen a regir desde el próximo sábado o el lunes 12. De esta manera, coincidirían con el debut de los nuevos peajes de los accesos Norte, Oeste y Richieri que tienen subas diferenciales según los horarios que van del 50 al 110%. Agencias Télam, DyN y CC

Comentá la nota