SPI construirá 80 embarcaciones fluviales de transporte de mineral para Rio Tinto

Astilleros SPI anunció la firma de un acuerdo para la construcción de 80 embarcaciones fluviales a la empresa de minería Río Tinto, que serán utilizadas para el transporte de mineral de hierro en la Hidrovía constituida por los ríos Paraguay y Paraná. El acuerdo incluye la opción para la construcción de 40 embarcaciones fluviales adicionales.
Los trabajos, que se harán en el reactivado Astillero Alnavi (Campana – Buenos Aires), comenzarán en diciembre próximo y finalizarán en septiembre de 2010. Se prevé la botadura de una embarcación fluvial por semana y la utilización de 50.000 toneladas de acero naval, que por primera vez, será de origen nacional.

Río Tinto, de origen angloaustraliana, es una empresa multinacional con emprendimientos en distintos continentes. Aquí, en el Mercosur, sus operaciones de mineral de hierro nacen en su mina de Corumbá, Mato Grosso do Sul, Brasil, la cual está en un proceso de expansión debido al incremento de la demanda mundial del mineral y necesita de este tipo de embarcaciones para transportarlo.

“Se trata del convenio más importante celebrado entre dos empresas privadas en la historia de la industria naval argentina, el cual generará más de un millar de puestos de trabajo, directos e indirectos”, resaltó el Ing. Naval Horacio Tettamanti, Presidente de Astilleros SPI S.A., con sede central en Mar del Plata, donde es líder en la reparación y construcción de buques.

“El impacto de esta inversión alcanza a todos los eslabones de la industria naval y se pone en marcha un polo productivo de trascendencia en la Provincia de Buenos Aires, ya que unirá Mar del Plata, Campana y Ramallo”, definió el Presidente del astillero.

El acuerdo de construcción no sólo se trata de una genuina exportación argentina de bienes de capital, sino que además la operación no cuenta con subsidio alguno ni por parte del armador ni por el astillero. Incluso, las negociaciones por la construcción de estas embarcaciones fluviales involucraron a fuertes competidores internacionales.

Es de destacar que también es la primera vez que estas embarcaciones de exportación están siendo fabricadas con acero naval producido en la Argentina por Ternium Siderar, la mayor empresa siderúrgica local fabricante de aceros laminados en caliente, en frío, y revestidos con su principal planta productiva en San Nicolás (Ramallo, Provincia de Buenos Aires). Las órdenes de compra iniciales han sido emitidas y su producción ya se encuentra planificada por la empresa proveedora.

“El acuerdo entre Astilleros SPI y Río Tinto implica el proceso en forma continua de unas 1600 toneladas mensuales de acero, un nivel nunca antes alcanzado en nuestra industria. El proceso de construcción mantendrá secuencias de botadura de nuevas embarcaciones inéditas en Argentina, a un ritmo superior de una cada 7 días”, subrayó Tettamanti.

Astilleros SPI considera a este contrato como su lanzamiento pleno en la Hidrovía. Este contrato y la reactivación del Astillero Alnavi, así como las importantes actividades complementarias planeadas en Mar del Plata, no solo son un hito para la industria naval argentina, sino que constituyen la plataforma desde la cual el astillero continuará creciendo.

Para el Ing. Néstor Polizzi, CEO y Gerente General de Astilleros SPI S.A., este anuncio significa “concretar la primera fase de un plan de desarrollo en la Hidrovía, el cual comenzó hace ya más de dos años y en el que nos venimos preparando para que resulte exitoso”.

El Ing. Martin Berardi, Director General de Ternium Siderar, destacó: “Este importante contrato internacional de SPI es otro paso en la reactivación de la cadena de valor de la industria naval y de la industria metalmecánica argentina. Con estas embarcaciones, estamos agregando valor a nuestro acero y aportando capacidad de transporte a la Hidrovía, que para nosotros es estratégicamente importante para la logística de abastecimiento de materias primas”.

Astilleros SPI, construye para Río Tinto 16 embarcaciones fluviales, las cuales están siendo entregadas actualmente y tienen características similares a las que se harán a partir de éste acuerdo: 60mts. de eslora, 15mts. de manga y una capacidad para transportar más de 3000 toneladas.

Estos trabajos se realizan en el Astillero Domecq García (Buenos Aires) y el proceso demandó la creación de más de 350 puestos de trabajo directos. Para absorber esa demanda, el astillero promovió cursos de capacitación y recalificación junto con el Sindicato Argentino de Obreros Navales (SAON) y el Ministerio de Trabajo de la Nación. También se pusieron en marcha convenios de complementación y desarrollo de personal con la Universidad Nacional de Buenos Aires, la Universidad Tecnológica Nacional, y otros entes educativos.

“En esta asociatividad efectiva entre la empresa de capital, los recursos humanos y el Estado, descansa buena parte del éxito de esta iniciativa que sin dudas marcará un antes y un después en la industria naval argentina”, destacó Tettamanti.

Polizzi, por su parte, reconoció que los trabajos para Río Tinto no serán “nuestra única actividad sobre la Hidrovía ya que trataremos de cubrir la mayor parte de su recorrido. El astillero piensa incrementar la capacidad de reparación y servicios logísticos para todo tipo de embarcaciones y, en materia de construcciones, llegaremos a un ritmo de primer nivel mundial con una embarcación fluvial cada tres días”. Además, Astilleros SPI piensa participar activamente en “la construcción de los remolcadores requeridos”, aseguró.

Las actividades de adecuación del astillero en Campana ya se encuentran en marcha. “Las obras serán inauguradas en un corto plazo con una importante ceremonia”, anticipó el CEO. Con el Astillero ALNAVI se suma una trayectoria de más de 30 años de actividad en la industria naval, con antecedentes importantes en construcciones de embarcaciones para Hidrovía, como remolcadores de empuje y barcazas tipo Mississipi.

Este trascendental proyecto, ha sido saludado y recibido con gran entusiasmo por las autoridades Nacionales, Provinciales, y Municipales involucradas, así como también por los talleres, gremios y trabajadores del sector, y en su conjunto por la industria naval argentina.

A raíz de este acuerdo, Argentina ha quedado posicionada como un país proveedor de artefactos navales de primera categoría, afianzándose de éste modo el resurgimiento de la industria naval nacional.-

Comentá la nota