YPF construirá un ducto que transportará agua para garantizar la luz de sus centrales térmicas de Loma Campana

YPF construirá un ducto que transportará agua para garantizar la luz de sus centrales térmicas de Loma Campana

La petrolera de mayoría estatal YPF comenzará en los próximos días una obra con la que busca garantizarse la provisión de agua para las dos centrales térmicas emplazadas en Loma Campana, con la que abastece de electricidad al equivalente de 380 mil familias.

Así lo adelantó el ingeniero Aníbal Vigabriel, el referente de YPF Luz, al frente del proyecto que terminó erigiéndose en clave para la provisión de energía, también en Vaca Muerta.

El agua es un recurso clave para la refrigeración de las turbinas generadoras de las dos plantas. En la actualidad llega al predio de las centrales desde la planta de agua que abastece el proyecto estrictamente shale de YPF en Loma Campana, donde hoy produce unos 50 mil barriles de crudo diarios.

“Todo el tiempo analizamos escenarios. Vemos un momento en el que la operación petrolera demandará más cantidad de agua. Y nosotros queremos garantizarnos el stock para la refrigeración. Vamos a tender otro ducto que sale de la zona del río Neuquén, en Tratayén, para traer el agua hasta las centrales”, expresó Vigabriel, al explicar la intención de la nueva obra.

Las centrales fueron inauguradas en 2018 y tienen una capacidad de generación de unas 107 MW de cada una. Usan tecnología de la empresa General Electric, y el ingeniero a cargo del proyecto se enorgullece cuando cuenta que “es una tecnología de avanzada en la que somos una fuente de consulta en América Latina”.

Las centrales Loma Campana 1 y 2 son eficientes en la utilización del combustible, y en los procesos de mantenimiento y entrada y salida de funcionamiento dentro del sistema interconectado nacional. Con sólo un botón, pueden salirse del esquema nacional, para apenas ocho minutos después volver a suministrar electricidad. “Es algo crucial que permite un rango de maniobras que para otras máquina sería impensado sin un desgaste”, sostuvo el ingeniero.

El funcionamiento se sigue a través de un sistema de monitoreo con computadoras. Parte de todo ese dispositivo incluye al fabricante, que hace algo así como un seguimiento en tiempo real advirtiendo de forma remota sobre posibles “alarmas”, adelantándose a la hora de evitar inconvenientes.

Coment� la nota