“Construimos algo útil y bello para la sociedad”

José Alberto Cúneo Vergés se cubrió de entrada: para justificar la caída de casi 4.000 leyes dijo que trataría de ser lo más simple posible “para agotar el tema sin agotar a los legisladores y al público, pese a ser un asunto altamente técnico”.
El presidente de la comisión especial del Digesto Jurídico Provincial reconoció que hubo casi 100 años de retraso en la tarea (la iniciativa original que disponía el ordenamiento data de agosto de 1908).

La sanción del Digesto se concretará en 150 días, plazo para consolidar y unificar los textos legales que abarquen mismas materias. Para dar este paso, es fundamental comenzar con la supresión de las normas sin actualidad. “Este es un ejemplo vivo de la determinación de una política de Estado entre oficialistas y opositores, y con la participación de distintos estamentos y poderes públicos. Con talento se pueden ganar partidos; con un equipo, campeonatos”, afirmó.

El legislador criticó la contaminación y la inflación legislativa: la primera consiste en la sanción de distintas leyes sobre un mismo tema (en algunos casos en sentido contradictorio) y la segunda, la sobreproducción de normas. “Ambas impiden que el ciudadano entienda sus derechos y deberes, y afectan la calidad institucional”, señaló.

Cúneo Vergés distinguió entre lo que es la ley general y la particular: así, mientras la primera comprende objetiva e indeterminadamente a las personas, la otra se refiere a un caso concreto. La diferencia es tan sensible que sólo las del rango global serán parte del Digesto, mientras que el resto conformarán un anexo de tenor informativo.

“Hicimos una obra nueva sobre; defendimos las ideas propias para convencer al otro con el objetivo de armonizar las diversidades y, finalmente, construimos algo útil y bello para la sociedad. La importancia institucional es que, en términos de jerarquía normativa, sólo es superado por la sanción de una Constitución”, concluyó.

Comentá la nota