Constructoras piden respetar las licitaciones de las 602 viviendas

Las empresas que ganaron el proceso licitatorio para hacer las casas de la CGT quieren entrar en el esquema Nación-Municipio. Plantean además que, antes de construir, hay que revisar los costos.
Las empresas constructoras que ganaron la licitación para construir las 602 viviendas pertenecientes a la CGT pedirán una audiencia al intendente Juan Jure para que se respete el proceso licitatorio llevado a cabo.

Lo dijo ayer a PUNTAL el presidente de la Cámara de la Construcción de Río Cuarto, Antonio Madeddu.

El pedido de audiencia surge tras la decisión de la Nación de establecer un mecanismo de envío directo de fondos al Municipio en materia habitacional, sin pasar por la Provincia.

En ese marco, las constructoras quieren que se preserve la licitación realizada y que

no se la dé de baja.

Aún no se sabe a ciencia cierta cómo será ese nuevo esquema. Pero, según trascendió, se hará a través del Eninder, un ente de municipios liderado por el de Villa María, al que la Nación ya le dio 2 mil viviendas.

Hasta el momento, el costo de cada vivienda es de $ 120 mil. Con el Plan Hogar Clase Media, $ 80 mil ponía la Nación y los restantes $ 40 mil, la Provincia.

Pero ahora, con el nuevo mecanismo definido por la Nación, ésta aportará directamente los $ 120 mil por cada unidad habitacional, incluyendo la infraestructura.

La última actualización de precios se hizo en febrero de este año. En ese sentido, las empresas dicen que antes de iniciar la construcción habrá que sentarse a charlar nuevamente sobre ese tema.

Madeddu, Capello, Cis, Hinsa, Conar y Masoero son las empresas locales que ganaron la licitación de las 602 viviendas. A ellas hay que sumarles Delta que es de Córdoba.

En su viaje a Buenos Aires, donde se reunió con funcionarios nacionales, el intendente Jure fue notificado de la nueva operatoria que se implementará a manera de prueba piloto en la ciudad.

En rigor, la idea del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner es hacer viviendas en forma directa no solamente en Río Cuarto, sino también en Córdoba y Villa María.

"Una vez que se confirme oficialmente la operatoria Nación-Municipio, pediremos una audiencia al intendente para que nos informe de cómo será el proceso licitatorio", dijo Madeddu.

Y agregó: "Lo que nosotros pedimos es que se respeten las licitaciones que ganamos en relación con las 602 viviendas de la CGT, porque un nuevo proceso no le conviene a nadie".

"La mayoría de las constructoras que ganaron la licitación son de esta ciudad y nuestra intención es hacer las viviendas", señaló.

Y añadió: "Obviamente que llegado el momento tendremos que sentarnos a hablar de los costos actuales. La última actualización la hicimos en febrero del presente año".

"En ese mes se nos dijo que la construcción se iba a iniciar en marzo o abril. Pero después todo quedó paralizado", puntualizó.

Reiteró que "lo que pretendemos es que se mantengan los procesos licitatorios tal como se fueron desarrollando".

"Hasta el momento no nos han informado nada sobre el envío directo de fondos desde la Nación al Municipio. Por eso, una vez que se confirme la operatoria, pediremos una audiencia al Ejecutivo", señaló.

"Además de mi empresa, se adjudicaron viviendas a Capello, Cis, Hinsa, Conar, Masoero y Delta de Córdoba", enumeró.

Días pasados, el intendente Jure se reunió con entidades gremiales de la ciudad para explicarles las gestiones que había mantenido en Buenos Aires en torno de los planes de viviendas prometidos.

En Río Cuarto, hay 690 viviendas cuya construcción está frenada. Además de las 602 casas de la CGT están las 88 del Cispren.

El déficit habitacional en la ciudad asciende a 6 mil viviendas.

Comentá la nota