La construcción perdió un 40% de los puestos de trabajo

La informalidad aumentó proporcionalmente desde que se comenzó a desacelerar el nivel de actividad.
La situación de deterioro del empleo en el rubro de la construcción se vio agravada en los últimos dos meses en la ciudad hasta llegar a representar la pérdida de unos 1.500 puestos de trabajo, lo que en términos de porcentajes representa un 40% sobre la plantilla de trabajadores ocupados a principio de año.

A los efectos del "corralito urbano" impuesto por el municipio seis meses atrás, que "se llevó puesto 500 empleos", siguieron las repercusiones de la crisis financiera internacional, que representaron la pérdida de otros 700 puestos de trabajo, confirmó ayer a este diario el secretario de Organización y Asuntos Gremiales de la Unión Obrera de la Construcción, Francisco González.

"Políticamente se pudo avanzar, pero las obras siguen paradas", comentó el dirigente al referirse al corralito.

Agregó que el año pasado, para esta época, "teníamos una ocupación plena, pero ahora hemos perdido un 40% de los puestos de trabajo. Pasamos de alrededor de 2.700 trabajadores ocupados a unos 1.500" señaló.

El dato no incorpora a la estadística a los trabajadores que se desempeñan en el polo petroquímico y el parque industrial, cuya situación fue definida como estable.

"Monte Hermoso se llevó una buena cantidad de mano de obra, pero en unos 15 días más eso también se termina, y ahí sí vamos a tener el 50% neto de pérdida de puestos de trabajo", dijo ayer González.

El sector concurrirá a un acto eleccionario para renovar autoridades el próximo 11 de diciembre, y aunque el padrón electoral esta compuesto por 5.700 afiliados, sus dirigentes tienen muy claro que eso nada tiene que ver con el número de trabajadores ocupados.

Por otra parte, desde la seccional sindical se siguen desarrollando acciones tendientes a morigerar la situación del empleo. Las mismas se habían iniciado con la mediación entre el Ejecutivo municipal y el Concejo Deliberante por el "corralito urbano".

González interpretó que en la actual situación de incertidumbre económica, una gran parte de la recesión "pasa por la cabeza" y los argentinos tienen pocas alternativas al alcance de la mano para tratar de preservar sus ahorros.

"Yo creo que la disyuntiva es clara. La gente piensa en estos términos: me voy de vacaciones o arreglo mi casa", expresó.

Agregó, que esta situación también explica el fuerte aumento que se aprecia en el porcentaje de trabajo informal.

"En estas condiciones el trabajo en negro aumenta exponencialmente, porque la gente quiere preservar sus ahorros pero, paralelamente, impone peores condiciones de contratación a los trabajadores", relató el dirigente.

Admitió además, que el retroceso producido en la cantidad de puestos de trabajo existentes también trajo aparejado un deterioro en las condiciones de seguridad laboral.

Cae el empleo registrado. El trabajo "en blanco" en la industria de la construcción cayó 5,5% en septiembre último respecto a igual mes del año pasado, y continúa así con la tendencia negativa que comenzó a registrarse desde mayo pasado, se informó ayer.

De acuerdo con el Informe de Coyuntura del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC), el empleo formal en este sector registró una caída acumulada de 0,4% ente enero y septiembre de este año con relación a igual período del anterior.

Según el IERIC, el sector pasó de crear casi 60 mil puestos de trabajo en los primeros nueve meses de 2006 y casi 50.600 en igual período de 2007, a unos 49.100 en enero-septiembre de 2008.

El informe detalló que las únicas cinco jurisdicciones que han registrado un incremento interanual del empleo sectorial durante septiembre, fueron San Juan (27,9%), Santiago del Estero (14,6), Tucumán (12,8), Capital Federal (3) y Chaco (1,3).

También puntualizó que la provincia de Tucumán se ha colocado como la mayor aportante de nuevos puestos en la construcción, lo cual da cuenta de gran dinamismo, dado que sólo ocupa al 3,8% del total del empleo nacional.

Por su parte, la Capital Federal y el Gran Buenos Aires, los grandes creadores de nuevos puestos en los últimos tiempos, "aún continúan siéndolo, pero muy por debajo del nivel de años anteriores, y son la causa principal de la desaceleración del crecimiento del empleo sectorial", alertó el Instituto.

La entidad sostuvo también que los salarios se han incrementado más marcadamente entre las empresas de mayor tamaño, ya que "las grandes compañías tienden a desprenderse de su personal no clave, lo que lleva a que se eleve el sueldo medio que pagan, debido a que retienen a los trabajadores mejor remunerados (y más calificados)".

En ese sentido, indicó que durante septiembre, los mayores incrementos salariales interanuales se registraron en las provincias de La Pampa (55,1%), Entre Ríos (41,3), San Juan (39,8) y en el interior de la provincia de Buenos Aires (45,2), en todos los casos en relación a igual mes del 2007.

El informe reveló además que la cantidad de empresas constructoras en actividad se elevó en un 6,7% durante el mismo período de análisis.

"Esto corresponde a la incorporación de 1.500 firmas durante doce meses. Pero la tasa de crecimiento del número de empresas del sector continúa desacelerándose", aseguró finalmente el IERIC.

Comentá la nota