Construcción: detectan fallas de seguridad en 1 de cada 3 obras.

Los datos surgen de un relevamiento que hicieron los damnificados por el boom edilicio. Denuncian la falta de bandejas de contención. Los casos se hallan fotografiados. Ya hay más de 20 clausuras.
Una de cada tres obras en construcción que hay en Río Cuarto presenta fallas de seguridad, según se desprende de un relevamiento hecho por los vecinos autoconvocados.

El registro de falencias se dio a conocer ayer después de que un albañil muriera al caer de un quinto piso tras desplomarse el andamio sobre el que trabajaba un grupo de obreros.

Fue realizado por los autoconvocados a raíz de sucesivas denuncias sobre inseguridad en las torres en construcción.

En él se detectaron edificios que no tienen bandejas de contención o, si las poseen, éstas presentan averías.

En ese sentido, se reclama que las bandejas en cuestión sean reforzadas, esto es que sean de chapa o madera y que entre la planta baja y el primer piso ya empiecen a colocarse.

La tragedia del viernes pasado ocurrió en una obra de calle Paunero al 700 y reactualizó el debate en torno de la seguridad en las torres en edificación.

Las fallas en la seguridad no sólo ponen en riesgo la vida de los obreros de la construcción sino también la de transeúntes y vecinos.

Según las estadísticas oficiales, el Municipio ya clausuró una veintena de torres en construcción durante el período de dos meses por estar en riesgo la seguridad de terceros o porque se produjeron daños en las viviendas linderas.

Pero también se efectuaron 101 actas por otras infracciones al Código de Edificación.

En la ciudad, hay más de 350 edificios en construcción y 40 permisos para hacer otras tantas. Sin embargo, la crisis ha frenado este fenómeno urbanístico.

Los autoconvocados son los vecinos cuyas casas resultaron dañadas por el boom edicilio y que reclaman retiros linderos para evitar nuevos perjuicios.

Del total de afectados, ochocientos piden también eximiciones impositivas. El Concejo Deliberante prometió tener en cuenta el pedido.

Por el conflicto entre los damnificados y las empresas constructoras, la Defensoría del Pueblo ha llevado a cabo audiencias de mediación. Hasta ahora hubo seis que resultaron exitosas.

“A raíz de denuncias que recibimos, hemos llevado a cabo un relevamiento sobre las condiciones de seguridad en las obras en construcción”, dijo a PUNTAL Rogelio Scoppa, referente de los vecinos autoconvocados.

Y acotó: “Ese relevamiento arrojó como resultado que una de cada tres construcciones que existen en la ciudad presenta fallas en la seguridad”.

-¿De qué tipo?

-Principalmente la falta de bandejas de contención. No obstante, hay que aclarar que las que existen no son las ideales. Esto es: son muy endebles. Nuestra propuesta es que sean reforzadas, es decir de chapa o de madera.

Lo que también se advierte en las obras en construcción, según lo denuncia cada tanto la Uocra, es la falta de elementos de seguridad para los obreros.

Con la muerte del obrero que estaba revocando un edificio, se disparó la polémica acerca de si la víctima trabajaba en un marco de seguridad tal como lo dispone la ley.

Por ese motivo, el gremio de la construcción hará una presentación en la Justicia para que se investiguen las causas del trágico deceso.

En tanto, en el Concejo Deliberante está pendiente la discusión en torno de las modificaciones que se proponen a los códigos de Planeamiento y Edificación (ver aparte).

Mientras tanto, Scoppa sostuvo que “las bandejas de contención tienen que colocarse entre la planta baja y el primer piso como primera medida y luego en los pisos subsiguientes para evitar accidentes” que después se tengan que lamentar.

Los autoconvocados están juntando firmas para que el cuerpo deliberativo exima del pago de las tasas municipales a los damnificados por la construcción. Hasta el momento se anotaron ochocientos vecinos.

También reclaman la instrumentación de los retiros laterales para evitar nuevos daños a las viviendas linderas.

Los lunes y viernes por la tarde los damnificados salen a recorrer las obras en construcción para ver si se acatan las medidas y también en cumplimiento de llamados de vecinos que sufrieron daños en sus viviendas. De esas salidas surgió el relevamiento.

Comentá la nota