Los constitucionalistas hablan de "estafa" y "mamarracho"

Distintos constitucionalistas calificaron ayer de "mamarracho" y "estafa" la posibilidad de que dirigentes kirchneristas sean electos para luego renunciar o que no hayan terminado sus mandatos para postularse a otros cargos, al igual que algunos referentes opositores.
La reacción de los especialistas se registró tras saberse que el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, podría ir en la lista de candidatos a diputados nacionales y los intendentes del gran Buenos Aires liderar las nóminas a concejales en sus distritos para luego renunciar. También criticaron a Gabriela Michetti, a Felipe Solá, a Ginés González García; a Sergio Massa; y a Alicia Kirchner.

Para Gregorio Badeni, formalmente, "no habría ningún inconveniente que se presente como candidato una persona que, después, no va a asumir un cargo". Pero argumentó, "si esa persona manifiesta públicamente que va a renunciar después de ser electo, es muy probable que cualquier impugnación que se formule prospere judicialmente, porque las elecciones son hechas para ocupar cargos y no para presentarse a una suerte de juego político". Calificó la conducta como "una falta de respeto a la ciudadanía"

Daniel Sabsay calificó el corte de un mandato como "una burla a la voluntad popular" y una "doble estafa" porque incumplirían el mandato y tampoco asumirían de senadores, diputados y concejales.

Para Félix Loñ, el plan oficial es "mamarrachesco" y un "juego político bastardo" que funcionarios nacionales, gobernadores e intendentes acepten ser candidatos como un gesto simbólico, sin intención de asumir esos cargos, aunque señaló que esa "maniobra" no está prohibida legalmente.

Y que en el caso de que el jefe de Gabinete, Sergió Massa, decidiera encabezar la lista de concejales en Tigre "tendría que renunciar como intendente" en ese distrito, cargo en el cual el funcionario tiene licencia, y Felipe Solá, que se postula como diputado, a la banca que hoy ejerce.

Comentá la nota