Consternación en la Justicia zonal por la denuncia de abuso sexual contra el fiscal Rubén Rivero

Además de estar acusado de abuso se le recrimina emplear a una menor de 16 años en su casa. La denuncia escuchada por el fiscal Eduardo Serradell, le imputa sentar a la chica en su falda. El escándalo es completo: el padre de la menor es policía de la Fiscalía local. Formalmente, sigue en funciones.
"Es de locos: no lo podemos creer". Con esa frase, altísimo funcionarios de la Justicia con sede en Azul graficaron la consternación que generó en ámbitos del Poder Judicial y de las fiscalías la denuncia por presunto abuso sexual presentada en la mañana de este miércoles contra el titular de la UFI Nº 4, Rubén Rivero, quien hace apenas 15 días asumió el cargo.

Fuentes extraoficiales confirmaron que a las 9:00 de este miércoles el padre de la menor de 16 años que trabajaba como empleada doméstica en la casa de Rubén Rivero se presentó en la Fiscalía General que lidera Eduardo Serradell.

Serradell fue el encargado de escuchar el relato del hombre, quien es policia y se desempeña como custodio en la sede judicial de Olavarría, en calle Fal.

Lo que el jefe de los fiscales escuchó del policía "no es exactamente una denuncia de abuso sexual, pero es muy creíble y asegura que Rivero, en un momento del día, le dijo a la chica `qué linda boca que tenés´ y la sentó en su falda. Ese es el cuadro descripto. Si es abuso sexual o no, aún no lo sabemos, pero imaginen el cuadro".

Una vez que el padre de la chica detalló varias veces la misma versión, Serradell hizo que sus secretarios tomaran la denuncia en papel, punto por punto, y que el hombre la firmara, para iniciar la investigación.

El caso aún no ha sido derivado a ninguna de las fiscalías del departamento judicial. En la noche de este miércoles, en Azul no se sabía qué UFI lo canalizará. Además, se especulaba con que "es un caso donde es difícil probar un abuso, pero tal vez no sea tan difícil reconstruir lo que dice la denuncia".

Además, en los pasillos judiciales se arrastra otra carga adicional, que también salta a la luz con la denuncia: Rivero, quien vive solo en la Ciudad, porque todavía no había traído a su familia a instalarse con él, contrató a una menor de edad para realizar trabajos domésticos.

El fiscal se topa con la denuncia apenas 15 días después de haber asumido. Y por eso varios funcionarios judiciales descartan que detrás exista una confabulación para voltearlo: hace tan poco que está en la Ciudad que ni siquiera tuvo tiempo de hacer enemigos.

Se cree que entre jueves o viernes puede haber más novedades sobre el caso, que ya pinta de escándalo el último intento por reestructurar el funcionamiento de las siempre problemáticas fiscalías de la Ciudad.

Técnicamente, el fiscal Rivero sigue en funciones al frente de la UFI Nº 4.

Comentá la nota