Un consorcio de empresas quedó a un paso de adjudicarse Chihuido I

La UTE conformada por Electroingeniería, OAS, CPC, Hidrocuyo y Robella Carranza fue calificada primera en el Orden de Mérito elaborado por la Unidad de Gestión. Deberá mejorar su oferta.

Logró el privilegio porque presentó el mayor financiamiento propio y puso el menor precio a la energía que generará la hidroeléctrica.

Neuquén > La UTE conformada por Electroingeniería, Constructora OAS, CPC S.A., Hidrocuyo y Robella Carranza, quedó a un paso de adjudicarse la construcción de la represa Chihuido I, sobre el tramo del río Neuquén, tras ofrecer la mejor financiación propia y la tarifa de la electricidad que generará la hidroeléctrica más baja, pese a presentar el costo total de la obra más caro.

Así lo decidió la Comisión Evaluadora, de Supervisión y Seguimiento de Chihuido, que determinó el Orden de Mérito de las empresas oferentes. De ahora en más, el consorcio deberá mejorar su propuesta en aspectos técnicos y financieros. Si ello no sucediera, la Comisión, conformada por tres representantes de la Provincia y dos de la Nación, podrá negociar con la segunda UTE calificada: la que integran Benito Roggio, Corsan Corviam, Esuco, Supercemento; y Sociedad Argentina de Energía).

"Este orden nos da la posibilidad de iniciar las conversaciones de mejora de oferta con el primer merituado. Esto no da ningún derecho ni obligación ni al Estado ni a las empresas, simplemente es una manera con la que hemos podido evaluar el negocio de la obra", señaló el coordinador de la Unidad de Gestión Chihuido I y II, Elías Sapag.

Si el consorcio de Electroingeniería se adjudica la obra, recuperará la inversión en 15 años.

Para elaborar la clasificación se tuvieron en cuenta seis aspectos: el monto total del costo de la obra, el porcentaje de financiación propia, la tarifa de la energía que generará Chihuido I, el costo de operación y mantenimiento de la hidroeléctrica, la integración de financiación propia (se tiene en cuenta si son proporcionales en el tiempo los fondos que pondrá la empresa y los que debe aportar la Nación), y la incidencia del aporte del Estado.

De todas formas, el ítem más influyente para la evaluación fue el precio de la energía que generará la hidroeléctrica y que determinará el recupero de la inversión. Para equiparar todas las ofertas, se calculó el valor de la electricidad en base a un aporte de financiamiento propio del 30 por ciento de la obra. El resultado dio como el precio más bajo al del consorcio ganador con 39,10 dólares el Megavatio/hora (Mwh), seguido por IMPSA con u$s56,83.

Costo

El segundo punto más importante fue el costo total de la obra. Las empresas ganadoras presentaron la tercera oferta más baja de las cuatro que competían: 1.559 millones de dólares. La más barata fue la del consorcio que quedó segundo en el Orden de Mérito, con 1.248 millones de dólares.

Sucede que si bien la UTE ganadora de la calificación no propuso el costo más bajo de la obra, ofreció el menor precio de la energía y fue la que trajo mayor financiamiento propio: el 66% (con aportes del banco brasileño BNDES), cuando la más cercana estaba en el 41,43% (Odebrecht-Cartellone).

Fechas

Se espera adjudicar la obra entre mayo y junio del año próximo, para realizar el desvío del río en enero de 2011. Antes se pueden comenzar las obras aleatorias como caminos, reasentamientos de los pueblos que serán inundados por el embalse y la instalación de líneas eléctricas, entre otras.

"Lo que va a haber un gran debate con Nación va a ser en la manera de los aportes de los fondos y los avales, porque ahí se va a dar la seguridad jurídica a la obra", indicó Elías Sapag.

El secretario de Recursos Naturales, Guillermo Coco, destacó que la represa Chihuido I es la obra hidroeléctrica primordial del país para el gobierno nacional, y que su construcción tendrá un impacto económico y social comparable a "tres Chocones".

Comentá la nota