Consideran que varios factores desencadenaron la tragedia del Paraná

Gustavo Lingenfelder, responsable del Club Neptuno, entidad que no participó de la competencia de Aguas Abiertas, fundamentando tal decisión en el hecho de que "no hay remeros avezados para asistir".
No obstante el responsable de la institución, consideró que "no hay que bajar los brazos, hay que seguir buscando para que la competencia sea segura". En este sentido, sostuvo que para el futuro "habrá que insistir en los circuitos boyados, tal vez las competencias en aguas muertas lagos- y por sobre todo insistir en la preparación".

En diálogo con NC 2 Oberá, Lingenfelder sostuvo que en la tragedia ocurrida el pasado sábado en el río Paraná "hubo una suma de factores que desencadenaron la tragedia, y es aquí cundo la responsabilidad no debe permitir nuevos errores u omisiones", subrayó.

Si bien según Lingenfelder la preferencia del Club es por las competencias de piscinas, unos pocos nadadores del club lo hacen en aguas abiertas con la supervisión del Club. "En este caso, había muchas expectativas por el escenario, pero desde aquí evaluamos no se podíamos garantizar las condiciones de seguridad necesarias a los nadadores, sumado a que ese sábado estaba prevista una fecha del campeonato de verano local".

El nadador expresó además su malestar generalizado por el terrible hecho, teniendo en cuenta "el valor inestimable de la vida humana y si bien siempre falta alguna condición esto debe tener repercusiones en las acciones en torno a una competencia segura que se puede brindar", remarcó.

Comentá la nota