En el PT ya consideran que Lula debería buscar la re-reelección

Es también un proyecto de aliados del presidente. La idea surgió cuando Dilma Rousseff, la principal candidata a sucederlo, enfermó de cáncer.
Enferma de cáncer linfático, la ministra Dilma Rousseff -elegida por el presidente Lula da Silva como su candidata para las elecciones de 2010-, se sometió esta semana a un tratamiento con quimioterapia. Aunque se la ve en forma y en su entorno no se cansan de repetir que la enfermedad fue detectada en una etapa primitiva y con 90% de chances de cura, quedan 10% de dudas. Por eso, el PT y las organizaciones aliadas calibran alternativas. Algunos ya sugieren la opción de un tercer mandato para Lula da Silva.

Algunos legisladores oficialistas verbalizaron esta semana sus intenciones de introducir el tema en la reforma del sistema político que deberá ser aprobada en el segundo semestre del año. La oposición se "horroriza" y se prepara, por la dudas, para una fuerte contraofensiva en el Congreso para abortar cualquier intento de debatir el proyecto. En ese cuadro dinámico, y más allá de que Lula acepte asumir un nuevo desafío después de haberse negado sistemáticamente a esa posibilidad, los socialdemócratas del PSDB, principales adversarios del actual gobierno, decidieron encargar una encuesta. Quieren saber qué grado de aceptación tendría un proyecto de "re reelección" en el pueblo brasileño. Según el diario Folha de Sao Paulo, el instituto Análise es el que hace el estudio, que deberá ser presentado a la dirección nacional de la Socialdemocracia en junio próximo. Citado por ese diario paulista, el diputado socialdemócrata Luiz Vellozo Lucas sostuvo que "de nuevo está en danza el asunto. Hay gente seria que está preocupada con esa posibilidad. Con 80.000 petistas (militantes del PT) en el sector público, no quieren dejar la maquinaria estatal. Por eso no piensan que un tercer mandato sea un delirio".

En el "corazón" del presidente brasileño Dilma sigue presente. Pero él no se engaña respecto de las chances de la precandidata de resistir una carrera tan dura como ha demostrado ser el camino hacia la presidencia brasileña. Los médicos le descubrieron el cáncer en marzo último, durante un examen de rutina. Fue entonces que le encontraron un nódulo de 2,5 centímetros en la axila izquierda. La biopsia confirmó que se trataba de un linfoma. La ministra empezó el tratamiento con quimioterapia en San Pablo y declaró que no padece efectos colaterales. Pero los diarios publicaron ayer una foto lindante con lo perverso. La mostraban en un acto público sosteniendo su peluca, que el viento estaba a punto de volar. Estas razones alimentan los miedos de los opositores por una tentación de Lula de continuar en el gobierno. De acuerdo con un parlamentario del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (aliado del gobierno), Jarbas Vasconcelos, durante la semana hubo un movimiento de congresistas para articular la iniciativa que abriría las puertas para que Lula se presente en 2010. El diputado sostuvo que "delante de las dudas sobre las reales condiciones de la ministra, la base del gobierno se apresta a retomar la bandera golpista del tercer mandato", argumentó. Sin embargo, quitó cualquier responsabilidad al presidente brasileño: "Dudo que Lula preste oídos a esa iniciativa. Iría en contra de su propia biografía". Y tiene algo de razón. El último jueves el diputado Fernando Marroni (del PT) defendió frente a sus colegas en el recinto de la Cámara Baja en Brasilia: "No me puedo conformar con el hecho de que las leyes impidan la continuidad del liderazgo de este hombre. Son pocos como él en el mundo. De vez cuando surge un genio y hoy ese genio es brasileño". No fue el único petista que expresó ese sentimiento. El martes pasado, en el acto del 50° aniversario del Sindicato de Metalúrgicos del ABC de San Pablo (los tres distritos obreros más combativos), uno de los gremialistas, Paulo Vidal, sostuvo: "Tenemos que repensar políticamente esa idea de que Lula no esté en la carrera electoral".

A poco menos de un año y medio de las presidenciales, la oposición al gobierno está dispuesta a adelantar para ahora la campaña. Entre otros hechos que sugieren una fuerte embestida contra el oficialismo está que ayer el Senado aprobó una Comisión Parlamentaria de Investigación que hurgará en las entrañas de Petrobrás para detectar supuestos casos de corrupción.

Comentá la nota