Consideran inviable la propuesta minera rionegrina

El Grupo de Empresas Mineras de Exploración de la República Argentina, GEMERA, calificó de "poco serio" al intendente de esta ciudad Carlos Toro, quien afirmó que existe una posibilidad de explotar proyectos mineros en Río Negro transportando un concentrado de material para procesar en Santa Cruz.
Hace unos días, luego de reunirse con el gobernador Miguel Saiz, el ministro de Producción de Río Negro, Juan Accatino y el secretario de Minería de Nación, Jorge Mayoral, Toro informó que existen posibilidades concretas de comenzar a explotar la minería aurífera en Río Negro sin utilización de cianuro.

El proyecto Calcatreu, que se desarrolla a 82 kilómetros al sur de Jacobacci, es el más avanzado. Cumplida la etapa de exploración y comprobada la factibilidad, a principios de 2007 la empresa Aquiline Argentina proyectaba la apertura de una mina a cielo abierto para comenzar a extraer oro y plata.

Pero la decisión de la provincia de prohibir la utilización de cianuro, dejó en stand by el proyecto.

Toro detalló se abriría una mina a cielo abierto, se extraería la roca con el mineral, se haría un concentrando del material a procesar y se trasladaría a Santa Cruz para procesarlo en el yacimiento Cerro Vanguardia para la extracción del oro y la plata mediante la lixiviación con cianuro. Los dichos del intendente generaron muchas expectativas en quienes apuestan por la minería aurífera como una salida para la región.

Al respecto el presidente del GEMERA, Julio Ríos Gómez, dijo que las afirmaciones del intendente de Jacobacci no poseen ningún tipo de sustento técnico y factibilidad y le recordó que la utilización de cianuro no es sinónimo de contaminación.

"Es poco serio difundir estas ideas impracticables e improcedentes. Son inviables por los costos que demandaría el traslado de las rocas e improcedente porque carecen de toda lógica de economía regional dado que todos los beneficios quedarían donde se procesa la materia prima".

Ríos Gómez agregó que las buenas intenciones no alcanzan y que los funcionarios deberán entender que el desarrollo minero y sus ventajas de incidencia económica no son producto de buenas intenciones. Sino consecuencia de una política de Estado certera y sustentable que garantice la inversión y los aspectos que hacen al impulso económico en armonía con el cuidado ambiental.

En este sentido, detalló que desde GEMERA se viene pregonando la necesidad de dialogar con todos los gobiernos basando el mensaje en intercambiar conocimientos y experiencias, como en el caso específico de lo que sucede en Río Negro y Chubut, donde existen leyes prohibitivas para la minería metalífera.

Comentá la nota