Consideran la inseminación artificial para reproducir vacunos

Si bien es un método muy efectivo, se utiliza muy poco. Se considera que no ha sido suficientemente difundido.
BALCARCE: El profesional del área de Producción Animal del INTA Balcarce, Ricardo Alberio, brindó una charla sobre "Aspectos técnicos y económicos de la inseminación artificial a tiempo fijo en bovinos". En el marco de la Expo Balcarce 2009, que en forma conjunta organizan la Sociedad Rural y la Asociación Balcarce para el Desarrollo Local, el especialista ponderó esta técnica para la reproducción vacuna.

"La técnica de inseminación artificial es algo que se utiliza desde hace muchísimo tiempo, pero en los últimos seis o siete años se ha incorporado una modalidad que es la inseminación en tiempo fijo, que es lo que ha permitido que la actividad retome el auge de otros tiempos", indico Alberio.

El profesional expresó que es una técnica bien conocida, muy bien diseñada y que funciona muy bien aunque requiere que sea utilizada.

Alberio diferenció dos tipos de técnicas. "La inseminación artificial tradicional se basa en la detección de la época de celo de las vacas para ser inseminadas todos los días, dos veces al día y durante períodos que iban entre 30, 60 y 90 días", indicó.

En tanto, la restante se basa "en un tratamiento único con dos o tres días de trabajo, donde se pueden inseminar la totalidad de los animales. Por supuesto, que no va a quedar el rodeo 100 por ciento preñado, pero en un solo día se puede preñar un 50 por ciento".

Según el técnico, cambia radicalmente la modalidad de trabajo porque antes para llegar a un porcentaje similar se tardaba un mes y medio.

Bajos costos

"Los costos para el productor son absolutamente compensados por el beneficio. No tiene ningún tipo de riesgo. Además, el uso de esta técnica mejora siempre la productividad con respecto a no utilizarla. De manera que la ventaja productiva paga con sobras los costos que tiene eventualmente su uso", argumentó.

El especialista del INTA también reflexionó que la modalidad en general se utiliza muy poco y no sólo en el país sino en el mundo. "Diría que a nivel mundial no se inseminan más del 5 por ciento de las vacas susceptibles a ser inseminadas y en la Argentina estamos entre un 3 y 4 por ciento. Si hay 20 millones de vacas no se llega al millón de vacas inseminadas", apuntó.

Según Alberio, la inseminación artificial podría mejorar el stock ganadero en la Argentina. "Si nosotros lográramos triplicar o cuadruplicar -que no es nada exagerado- podríamos aumentar la productividad en el sistema entre un 10 y un 15 por ciento de kilos de terneros producidos", estimó.

Asimismo, agregó que "sería un aporte muy importante, sobre todo, cuando la ganadería se desplaza a regiones más complicadas y es donde menor productividad se tiene. Esta técnica vendría a compensar de alguna manera las menores condiciones ambientales de esas regiones y permitiría compensar los gastos".

Por último, entendió que la inseminación no tiene buena difusión y por eso muchas veces es desconocida para los productores. "De las tecnologías existentes en la actualidad ésta debe ser una de las más potentes en cuanto a posibilidades. Si se está utilizando poco es porque realmente se está haciendo poco para difundirla más", manifestó.

Comentá la nota