Se consensuaron las "ordenanzas de la noche", con límite para inspectores

Por unanimidad, la comisión de Espectáculos Públicos se expidió sobre los proyectos para regular locales y las actividades del rubro. Los agentes de control municipal ya no podrán clausurar, deberán dar aviso a las autoridades del Ejecutivo municipal, en principio. La legislación se aprobaría el 12 de noviembre.
La comisión de Espectáculos Públicos del Concejo Deliberante se expidió sobre las denominadas "ordenanzas de la noche", que se discuten desde inicios de este año legislativo. De esa manera, los proyectos podrían tratarse y aprobarse en la sesión ordinaria del jueves 12 de noviembre.

Integrado por absolutamente todos los bloques y fragmentos, el cuerpo de discusión dio despacho por unanimidad a dos proyectos que norman, respectivamente, la actividad de bares y restaurantes, y los espectáculos públicos en general.

Uno de los puntos más notorios es la aceptación conjunta e implícita por parte de los ediles de que el sistema de control, ejercido por los inspectores municipales, estaría impregnado por la corrupción, y tendría aroma a coima.

Tal es así que se dispuso directamente quitar el poder de clausura a los agentes con el fin de evitar "peajes", para utilizar un término de moda en el recinto.

Cuando sean promulgadas las ordenanzas, los trabajadores de control deberán dar aviso a la Dirección de Control y Fiscalización de la Municipalidad si encuentran motivo para el cierre temporal del negocio o espectáculo, con el objetivo de que los funcionarios hagan efectiva la clausura.

Pero esto será temporal debido a que ya existe acuerdo para modificar en breves normativas municipales vigentes. El objetivo final es dotar de tal potestad sólo a la Justicia de Faltas (se restituirían los turnos de los juzgados).

No obstante, hay que decir que si el diagnóstico de la comisión fue la existencia frecuentemente de prácticas poco éticas en el accionar de los inspectores, esta iniciativa estaría aportando, pero no acabando con el asunto (probablemente sólo el Ejecutivo tenga herramientas legales y políticas para darle fin).

Un ejemplo.

Si un negocio tiene una falta taxativamente enumerada en la ordenanza en cuestión, no estaría impedido en la praxis de que podrían pedir coima a cambio de obviar el aviso a la autoridad competente para la clausura. Entonces, nada se estaría solucionando.

Pero el tema tiene una salida positiva si hipotéticamente el local cumple con todos los requisitos para funcionar legalmente. Allí los inspectores no podrían "buscar" excusas para promover el "peaje", puesto que no les sería viable dar aviso a la autoridad de aplicación, sin exponerse.

Resumiendo, para los que no cumplen, hay posibilidad de arreglar el asunto ilegalmente con menos dinero del que perderían si los clausuran. Los que cumplen, ya no tendrían inconvenientes.

Elementos sobresalientes

Los elementos fundamentales que se consensuaron en los proyectos de ordenanza fueron tomando estado público a lo largo de todo el proceso de discusión.

Cabe recordar, en términos generales, que la noche terminará a las 5 de la madrugada. En ese horario deberán cerrar los boliche, y también regirá la denominada "ley seca" hasta las 10 de la mañana.

Se eliminarán los after hours y las zonas de exclusión para poner discotecas. Así, en los barrios Alta Córdoba y Nueva Córdoba podrán haber nuevos locales bailables.

Los menores de 16 no tendrán las posibilidad de asistir a los bailes populares, y si lo hacen , deberán ir con por sus padres.

Otro tema importante es la determinación de la capacidad de los locales. La densidad de ocupación no sólo se calculará por la extensión del inmueble, sino también por la otros elementos, como cantidad de salidas de emergencia y espacios circundantes.

Para terminar su trabajo, la comisión de Espectáculos Públicos deberá adecuar disposiciones al respecto en el Código de Faltas y el Código de Edificación.

Comentá la nota