Consenso para recaudar más

La caída de la recaudación, la desaceleración de la economía y la necesidad creciente de municipios y comunas; harán del diálogo político en Santa Fe una reunión de consenso en torno a estrategias para incrementar ingresos.
El diálogo político tiene un condicionamiento numérico importante. En la actualidad casi el total de los estados provinciales y municipales de la Argentina se encuentran con un fuerte déficit fiscal. Los gobernadores e intendentes se encuentran en una encrucijada, necesitan más recursos para sostener el gasto corriente, una de las formas para abordar esta problemática es aumentar los impuestos, pero en un escenario de desaceleración económica cómo el que se atraviesa se hace imposible tomar esta decisión. Otro camino puede ser el ajuste fiscal recortando prestaciones brindadas por el Estado, por estas horas ese camino se hace inviable producto del nivel de conflictividad social.

La provincia de Santa Fe no está ajena a esta problemática, si se observan los números de los primeros cinco meses del año 2009, se notará que los ingresos a las arcas santafesinas han crecido sólo un 19,7% respecto al mismo período del año anterior, alcanzando los 5.797 millones de pesos contra 4.884 del año 2008.

A su vez las erogaciones durante ese período pasaron de 4.582 millones de pesos en el 2008 a 6.018 millones en el 2009, ingresando a un escenario de déficit. Esto significa un incremento porcentual del gasto del 31%. El cuadro es de gran preocupación, la necesidad de aumentar la recaudación ha empujado a la titular de la Administración Provincial de Impuestos, contadora Teresa Beren, a incrementar la retención de Ingresos Brutos en las cuentas a la vista que poseen algunos de los inscriptos en el padrón de aportantes, desde el 1º de julio del 2009 esa retención se elevó en un 150%, pasando del 1% de cada movimiento bancario al 2,5%, esto equivale a duplicar lo que ya extrae la AFIP en concepto de impuesto al cheque.

En las últimas horas el socialismo le ha abierto un canal de diálogo al gobierno nacional, con la ilusión de que crezcan los fondos a enviar desde Buenos Aires. Por otro lado el gobierno provincial ha convocado al diálogo al peronismo.

Desde el reutemismo la negativa ha sido cerrada, pero los intendentes y presidentes comuna que siguieron al senador Reutemann están entre la espada y la pared, producto de la escasez de recursos para hacer frente a sus respectivas gestiones. Algunos datos son aterradores, mientras que durante los primeros cinco meses del 2008 el total de fondos coparticipables recibidos por municipios y comunas alcanzó los 513 millones de pesos durante el mismo período del año 2009 estos fondos llegaron a 559 millones de pesos, lo que implicó un modesto incremento del 8,9%. Las intendencias santafesinas se han planteado como objetivo único en la gestión el pago del salario de sus trabajadores, que durante este período recibieron un aumento del 20%, postergando la obra pública.

Estos datos estadísticos son previos al estallido de la crisis de la gripe A, por lo tanto los números de junio y julio indicarían una situación aún peor.

Pese al estado triunfalista que reina en las filas reutemistas después de las recientes elecciones legislativas, algunos legisladores provinciales próximos al ex corredor de fórmula uno, que prefieren permanecer en el anonimato, entienden que "si no hacemos algo frente a la caída de recursos del estado provincial y los municipios y comunas, se nos puede venir un efecto boomerang y nuestra propia tropa se va a revelar", dicen cuando se les pregunta hasta dónde están dispuestos a acompañar las versiones indican que habría consenso para retocar el Impuesto Inmobiliario, que es de los recursos de origen provincial el que más incidencia tiene en el reparto para municipios y comunas.

Comentá la nota