El Consejo Superior avanzó con el comedor del Campus y busca soluciones para el transporte

El órgano de gobierno de la Unicén aprobó trámites de infraestructura y compra de equipos para brindar el servicio del comedor. Otro tema que se debatió fue el costo del boleto de colectivo y las agresiones sufridas por estudiantes durante el reclamo. También se realizaron gestiones ante Nación para paliar el déficit de 6,5 millones heredado del año pasado.
En una activa y prolongada sesión plenaria de carácter ordinario celebrada desde la mañana hasta las primeras horas de la tarde del jueves, en el Aula Magna, el Consejo Superior de la Unicén analizó un variado temario y tomó importantes decisiones.

Presidido por el rector, Roberto Tassara, el máximo órgano de conducción universitario aprobó avances en el proyecto de comedor estudiantil en el Campus, presentado hace poco menos de un mes, en todo lo que tiene que ver con la infraestructura edilicia y la compra de los equipos necesarios para atender la demanda a producirse.

Tras las exposiciones formuladas desde diferentes sectores, en lo que hace al primer paso dado del proyecto tuvo definición a su vez la iniciativa que, en lo sucesivo, comience a tratarse el tema de los precios de los menúes que tendrán los alumnos, los demás segmentos de la comunidad universitaria y terceros, para poder establecerlos con precisión oportunamente.

Según los primeros cálculos estimados en la sesión, el comedor pasaría a ser una palpable realidad en el transcurso del segundo cuatrimestre de este año.

El boleto al Campus

Sobre la suba aprobada por el Concejo Deliberante, en febrero, del boleto al Campus y que aplican las tres empresas concesionarias del transporte urbano de pasajeros, los consejeros universitarios aprobaron dos declaraciones una vez escuchadas voces provenientes de los distintos claustros, en especial el estudiantil, relatando al mismo tiempo experiencias registradas este verano en la vía pública durante asambleas y marchas contrarias al aumento concedido.

La primera de tales declaraciones tiene que ver con la formación de una comisión redactora de un texto definitivo que acompañe el reclamo, no sólo del estudiantado sino de la ciudadanía, frente al abultado cuadro tarifario en vigencia.

Además, se encuentra en la fase final estudios sobre el boleto estudiantil a cargo de la Secretaría de Bienestar Estudiantil y la Facultad de Ciencias Exactas respecto de trazas, recorridos y frecuencias para, eventualmente, formular una propuesta alternativa concreta a la Municipalidad.

La restante declaración tiene que ver con el repudio universitario a actitudes de agresión verbal y psicológica dirigidas a estudiantes registradas cuando participaban en distintas actividades de reclamo, solicitándose a las autoridades del orden público el cumplimiento de garantías necesarias para que las actitudes de protesta no sean reprimidas de esa manera.

Déficit presupuestario

En cuanto al presupuesto, el contador Tassara presentó un completo informe que incluye un déficit financiero de 6 millones y medio de pesos al cierre del balance el 31 de diciembre de 2008, que fuera reconocido por la cartera de Educación y su Secretaría de Políticas Universitarias.

De acuerdo con lo expuesto por el rector, al cabo de gestiones recientes ante el ministro Tedesco y el secretario Dibbern, el propio ministerio está haciendo las gestiones en el Jefatura de Gabinete nacional para que durante el presente año dicho déficit sea atendido con garantía de comprensión y acompañamiento.

Sobre el presupuesto 2009, un informe aprobado por el Consejo Superior, del que restan debates sobre las necesidades adicionales de ciertas unidades académicas, reveló que estaría en condiciones de garantizar un funcionamiento muy razonable y adecuado, pudiendo inclusive atender la nueva erogación que implicará el proyecto de comedor y los gastos que demandan los dos primeros años del servicio de educación secundaria básica inaugurados en los colegios apéndices de la Universidad que funcionan en Olavarría y Tandil.*

Comentá la nota