El Consejo Superior de la UNR aprobó en dos minutos el presupuesto

Sólo habían pasado 2 minutos y 38 segundos de las 9, hora en que estaba citado el Consejo Superior de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), cuando el conflictivo presupuesto 2009 quedó aprobado por mayoría: 19 votos positivos contra ninguno negativo y ninguna abstención. ¿Por qué? Porque quienes se oponían a que se votara la norma sin más trámite no llegaron a tiempo o se quedaron afuera, convencidos de que, como es costumbre, el debate largaría después. Ni siquiera los estudiantes de la agrupación Alde, que interrumpieron la sesión anterior en Ciencias Agrarias, se dieron cuenta de que, con quórum propio y en un trámite legal, el oficialismo podría dar luz verde al proyecto. Toda una jugada.
 La convocatoria anterior para discutir el presupuesto, realizada en Zavalla el 5 de marzo, terminó con la sesión interrumpida cuando estudiantes del Alde ingresaron ruidosamente con pancartas y bombos, y el rector, Darío Maiorana, entendió que no había garantías para proceder a la votación.

   Por eso ayer la estrategia del Consejo Superior, reunido en la sede de Maipú al 1000, fue anticiparse a la barra. Y con mayoría propia, en menos de tres minutos, una moción de orden del decano Héctor Floriani dio vía libre a la votación: 19 manos levantadas (sobre 36 integrantes del cuerpo) dieron el okey al presupuesto.

   Después, claro, siguió el debate. Básicamente en tono de queja, porque el proyecto ya había quedado aprobado.Como era de esperar, las voces de disgusto fueron las de los consejeros que se oponían a votarlo sin más trámite, con el mismo argumento que ya habían expuesto hace 18 días en Agrarias: que el análisis del presupuesto había sido incompleto porque las autoridades de la Universidad habían retaceado información.

   Esos fueron, por ejemplo, los planteos de los decanos de Ingeniería, Oscar Peire; Ciencias Económicas, Javier Ganem, y Bioquímica, Claudia Balagué.

Impedido. "Lamento profundamente que por sólo tener mayoría propia, algo que además es circunstancial, en apenas dos minutos quede definida una discusión tan importante como esta", se indignó Peire, quien dijo que, aun en un marco "reglamentario", de hecho se le impidió participar.

   El encargado de contestarle fue Floriani, justamente quien había impulsado la veloz votación. Dijo que el presupuesto ya había sido objeto de un largo debate en comisión y que era momento de "tomar decisiones".

   Desde la oposición, Balagué apuntó sus críticas a lo que tildó de situación "lamentable e inédita" como "la de aprobar un presupuesto en dos minutos", sin que antes se pudiera acceder a la "información necesaria para el análisis".

   Ganem también dijo sentirse "indignado" porque no hubo "ni una demora mínima", lo que a su criterio volvió "injustificable" la votación en ausencia de los opositores, tras un "falso debate".

   Los oradores de uno y otro lado siguieron fundamentando sus posturas, a veces con el estruendo de fondo de los cánticos del Alde, que no se cansaban de asimilar políticamente la conducción de la UNR a la del Ejecutivo nacional.

   En un momento, los bombos abandonaron el recinto de sesión para ir a sonar a la calle, donde unos 25 estudiantes cortaron por media hora el tramo de Maipú entre San Luis y San Juan.

   Para entonces Maiorana ya respiraba aliviado. El presupuesto había sido aprobado y el rector se encargó de resaltar los logros en materia de recursos y obras de su año y medio de gestión.

Impuntuales. "A las 9 en punto tuvimos quórum, yo no tengo la culpa de que el resto de los consejeros llegara 15 minutos después", afirmó Maiorana, convencido de que "desde el punto de vista reglamentario no hay nada que objetar" y de que, "por otro lado, nadie pidió una nueva votación".

   Además, el rector resaltó que "el presupuesto se construye a lo largo del año", a medida que se van incorporando nuevas partidas. "Los discursos (opositores) fueron más para la tribuna que para el cuerpo", afirmó.

Comentá la nota