El Consejo de Seguridad, por ahora, no sale de lo obvio.

El Consejo de Seguridad, por ahora, no sale de lo obvio.
Se hizo la primera reunión del Consejo de Seguridad en Neuquén. Se repitieron conceptos, algunos con cierta ingenuidad si se los contrasta con una realidad que es ciertamente mucho más brutal y dura. Pero igual es un buen comienzo.
Se concretó este miércoles la primera reunión del año del Consejo de Seguridad de la capital neuquina, con la presencia del intendente Martín Farizano, el secretario de Gobierno, y presidente del organismo, Mariano Mansilla, y los concejales Horacio Baldo, Darío Martínez y Marcelo Bermúdez.

Se esbozaron en esta primera reunión algunas de las ideas que se pretenden concretar: fundamentalmente, integrar las acciones de iluminación de determinadas zonas, la limpieza de algunos terrenos baldíos, la articulación de “actores sociales” de los barrios que puedan interconectarse entre si, como por ejemplo los clubes barriales, las comisarías, las salitas médicas, las iglesias.

También hubo algo de disertación teórica a cargo del intendente, tal vez con cierto tono naif, sobre lo que entiende como seguridad pública.

Dijo Farizano que "generalmente hay una tendencia a tener una visión sobre la seguridad sobre un hecho violento, un homicidio, un asalto, una violación, cuando seguridad es un concepto que abarca mucho más”.

Sostuvo que hay aspectos de la seguridad que tienen que ver con el quehacer municipal, “de cómo se vive en la ciudad, de los alimentos que se consumen, del tránsito, de los accidentes, de la iluminación”, y que en el caso de los hechos violentos, “un conductor imprudente puede ocasionar el mismo daño que un criminal”.

Para el intendente, el “elemento central” a considerar en el tema es la prevención. “La prevención comienza por campañas de concientización, respecto de las conductas transgresoras”, afirmó.

"Si tenemos una sociedad que admite, tolera y hasta ve con simpatía las transgresiones, y no toma conciencia de las consecuencias que tiene sobre su propia vida, de los que son tolerantes con las transgresiones, estamos mal”, enfatizó Farizano.

“Lo primero que tenemos que hacer es una campaña de concientización respecto de la importancia del cumplimiento de las normas”, sostuvo, y “lo segundo que tenemos que hacer es desarrollar otro criterio que está fuertemente vinculado, la solidaridad”

En Neuquén, “somos 300 mil personas que viven y que nos tenemos que querer. Nos tenemos que cuidar, no tenemos que agredirnos y por tanto, tenemos que protegernos de los transgresores y para ello tenemos que juntarnos”, aseguró Farizano.

El presidente del consejo y Secretario de Gobierno Mariano Mansilla convoco a las comisiones vecinales de los barrios Progreso, Villa Ceferino, entre otros, para poder organizar un plan que combata la inseguridad en los barrios.

Mansilla dijo que “la idea es desde el municipio escuchar al vecino y hacerlo parte de la discusión en búsqueda de soluciones. De esta manera se juntaran una serie de puntos para remitírselos a los representantes del gobierno provincial, para que juntos tomemos cartas en el asunto”.

Comentá la nota