El Consejo de la Magistratura y el Juri siguen sin funcionar

El TSJ debe resolver un recurso de casación presentado por el Colegio de Abogados.
La Cámara de Diputados cumplió con el proceso de designación de sus representantes en el Consejo de la Magistratura y el Juri de Enjuiciamiento.

La tarea de la Legislatura representa una parte del procedimiento de integración de los organismos constitucionales encargados de la selección y remoción de jueces respectivamente.

Sin embargo para que avance la conformación la Justicia debe expedirse porque el Tribunal Superior de Justicia tiene, desde el mes de abril, un recurso de casación presentado por el Colegio de Abogados ante un fallo del Tribunal Electoral que suspendió las elecciones en el órgano colegiado para elegir su representante en ambas figuras constitucionales.

La pelea legal se originó porque un grupo de abogados del Estado reclamó participación en los comicios y dijeron sentirse discriminados. El Consejo Profesional de Abogados, con participación del Colegio de Abogados, había prohibido que los letrados que se desempeñen como empleados públicos nacionales, provinciales y municipales pudiesen participar de las elecciones para integrar esos organismos.

Uno de los argumentos es porque los profesionales del derecho no pueden ser independientes para designar y juzgar a los jueces sin recibir presiones del poder político gobernante.

El Tribunal hizo lugar al recursos de amparo que fue acatado por el Colegio que presentó después un recurso de Reposición. Para el organismo, que preside Fernando Vietto, el Tribunal Electoral no puede entender en la materia por qué los abogados del Estado cuestionaron el cumplimiento de derechos constitucionales.

Por ello recurrió al Tribunal Superior en casación. Solicitaron además que sean los cinco integrantes del Tribunal, tal como lo establece la Constitución Provincial, lo que resuelvan el recurso ya que funciona con tres jueces, situación contradictoria con lo que manda la Carta Magna.

Reforma

La reforma constitucional reforma el proceso de designación y enjuiciamiento de jueces que antes estaba en manos de la Cámara de Diputados. Incorporó el Consejo de la Magistratura y el Juri de Enjuiciamiento.

El Consejo de la Magistratura debe funcionar dentro del ámbito del Tribunal Superior de Justicia que ejercerá su presidencia. Se integrará cada dos años, sin reelección inmediata, con tres diputados, uno por la minoría, y dos representantes de la Función Ejecutiva. Además un representante de los jueces inferiores elegido al efecto por sus pares, y uno de los abogados de la matrícula elegido por el voto directo de todos los matriculados de la Provincia. Será integrado por personas del ámbito académico.

El Jurado de Enjuiciamiento debe estar integrado por un miembro del Tribunal Superior de Justicia, que ejercerá la presidencia, tres diputados, uno por la minoría, un representante del Poder Ejecutivo y un abogado de la matrícula elegido por el voto directo de todos los matriculados.

Comentá la nota