El Consejo de la Magistratura definirá hoy si inicia el juicio político contra la jueza Parrilli

La Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura de la ciudad de Buenos Aires resolverá hoy si iniciará juicio político contra la jueza porteña Rosa Elsa Parrilli, quien maltrató y discriminó a dos empleadas de tránsito.
Fuentes judiciales informaron que los integrantes de la Comisión se reunirán a las 14 en la sede del organismo, en avenida Alem 684, para decidir si abren la acusación contra la jueza, rechazan la denuncia en su contra al considerar que no hay mal desempeño u optan por una sanción disciplinaria. De todas formas, cualquiera de las tres opciones que tome la Comisión no será definitiva ya que la decisión final deberá ser tratada por el plenario de nueve miembros del Consejo.

En caso de que el Consejo decida enviar a juicio político a Parrilli, la magistrada podría ser destituida de su cargo por mal desempeño y no volver a desempeñarse en la Justicia.

La Comisión está integrada por los consejeros Gabriel Vega, Liliana Blasi y María Teresa Moya, quienes quedaron en condiciones de resolver la denuncia contra Parrilli luego de que el jueves pasado la jueza hiciera su descargo por escrito ante el Consejo.

Parrilli, titular del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas Nº 28 de la ciudad, pidió disculpas por llamar "tontitas" y discriminar por "morochas" a dos empleadas y alegó que las agresiones se debieron a problemas de salud.

Además de la denuncia en el Consejo, la jueza es investigada en la Justicia penal, donde el fiscal Angel Carestia pidió que vaya a juicio por los delitos de amenazas y discriminación.

Pero Parrilli pidió suspender el juicio y en su lugar pagarle $5.000 a cada una de las empleadas de tránsito agredidas, Rocío Marlene Gómez y María Itatí Albe, hacer tareas comunitarias y entregar su registro de conducir por un año.

El incidente

El 15 de septiembre pasado la jueza fue grabada por una cámara en la playa de infractores ubicada en 9 de Julio y Sarmiento mientras insultaba a dos empleadas. La magistrado llegó hasta ese lugar para retirar su vehículo, que había sido trasladado hasta allí por mal estacionamiento.

"Todas morochas, ni una rubia contratan", gritó la jueza a las empleadas, a quienes calificó de "tontitas" y amenazó con encarcelarlas, mientras se jactó de que nunca pagaba las multas.

Comentá la nota