El Consejo en el horizonte

Ayer, Trabajo recibió el pedido de la CGT para la convocatoria al Consejo del Salario Mínimo y comenzó las conversaciones para reunirlo, si es posible, en la última semana de julio. Moyano quiere sumar otros temas.
El camino hacia un nuevo encuentro del Consejo del Salario Mínimo ya está en marcha: ayer se recibió oficialmente en el Ministerio de Trabajo el fax por el cual la CGT solicitó al ministro Carlos Tomada su convocatoria, por lo que "en los próximos días" se va a llamar a la UIA y a la central gremial "para pactar una reunión previa", según aseguraron a Página/12 fuentes del Gobierno.

En verdad, desde el lunes circulan versiones sobre contactos para convocar a una nueva reunión del Consejo, que funciona una vez por año sin interrupciones desde 2004. Sin embargo, desde el ministerio confirmaron que "el pedido formal recién entró hoy" (por ayer). Si bien en un principio la idea era mantener la iniciativa con perfil bajo, para no fomentar un crecimiento de expectativas que complique el ya minucioso tira y afloje que viene por delante, desde la Casa Rosada decidieron echar la idea al ruedo para aprovechar su impacto en el marco de los "diálogos".

"En los próximos días el Gobierno va a convocar a Hugo Moyano, de la CGT, y a Héctor Méndez, de la UIA, para tratar de establecer la fecha de la convocatoria, que probablemente como todos los años sea entre la última semana de julio y la primera de agosto", anticipó un funcionario de la cartera. "Formalmente, hoy se empezó a mover todo", confirmó otra fuente.

A mediados de junio, el mismo ministro de Trabajo, Carlos Tomada, había adelantado en su exposición ante la OIT, en Ginebra, una nueva reunión del consejo. Si bien aún es muy temprano para discutir sobre cifras, se tendrá en cuenta la pauta dada por las negociaciones colectivas en todos los sectores durante el primer semestre.

El Consejo del Salario Mínimo se reunirá a negociar "sin condiciones". Aunque Hugo Moyano reclamó que se discutieran otros tópicos, como "las asignaciones familiares, la necesidad de reforzar la construcción de viviendas sociales, la erradicación de villas donde la gente vive muy mal y la asignación universal por hijo", desde los pasillos del ministerio descartaron que vayan a tratarse. "Eso no está entre las atribuciones del Consejo –respondieron–, que sólo puede fijar el salario mínimo y modificar el monto del seguro de desempleo."

Desde que se creó el Consejo y se lo puso en aplicación por primera vez, en 2004, el salario mínimo fue recuperando terreno con respecto al salario medio de la economía argentina, luego de que, durante una década, fuera una figura meramente decorativa. Mientras que el 2003 representaba el 22 por ciento de la remuneración promedio, el año pasado había trepado hasta el 43 por ciento. En esa ocasión, se acordó una suba del 26,5 por ciento, que lo ubicó en 1240 pesos. Resta por verse a qué arreglo podrá llegarse en este contexto de crisis económica, y con las cámaras empresarias envalentonadas por el resultado de las elecciones.

Comentá la nota