El Consejo Escolar a la espera de instrucciones desde La Plata

Ayer el ministro Oporto habló de la creación de un comité por distrito para evaluar el estado de los establecimientos por la Gripe A. Sin embargo en Pilar creen que esto no es necesario. "Venimos limpiando las escuelas todo el año", dijeron.
A pesar de que el Gobierno bonaerense anunció la creación de un comité que controlará las condiciones de salubridad de los establecimientos educativos, medida que se dispuso luego de la suspensión de clases ante el incremento de casos de gripe A H1N1, el Consejo Escolar de Pilar mira la decisión con cierta distancia.

Es que desde el organismo local consideraron que no es necesario constituir un comité específico por ese tema, porque en el distrito no hace falta. Menos aún ven útil la creación de una comisión para saber si los establecimientos públicos están en condiciones de salubridad, porque "venimos limpiando las escuelas todo el año", dijeron.

"Venimos limpiando las escuelas todo el año, y aplicando los fondos que se nos envían en desratizar y fumigar", dijo ayer la tesorera del Consejo Escolar, Orosia Sobral. La mujer insistió en que "el Consejo aplica los fondos que la Provincia manda para estos rubros, y no los destina a otra cosa, por lo que no haría falta una comisión"

Sin embargo todos coinciden en que si desde La Plata llegan instrucciones sobre crear una comisión, se acatará la decisión.

Tal como lo publica este medio en su sección de información provincial, en la página 8, el comité estará conformado por autoridades de la Dirección General de Cultura y Educación, el ministerio de Salud y la subsecretaría de Asuntos Municipales, y dirigentes de los gremios que nuclean a los trabajadores docentes y auxiliares de la educación. Sin embargo aquí en Pilar no se percibe la necesidad de acoplarse a la propuesta de Oporto, incluso porque hay otros justificativos: La inclusión del Consejo Escolar dentro del Comité de Crisis creado por la situación de la Gripe A.

"No tendría demasiado sentido, porque nosotros ya somos parte del Comité de Crisis, y estamos siguiendo paso a paso el tema de la Gripe", insistió la tesorera del Consejo, Orosia Sobral.

Última semana

Más allá de las manifestaciones de Oporto respecto de un cronograma de trabajo dividido en cuatro etapas, desde el organismo local se insistió en que las tareas se concentrarán en la última semana de receso.

Siete días antes del inicio de clases comenzará un operativo de desratización y fumigación que alcanzará a todos los colegios públicos de Pilar, apuntando a dejar los establecimientos en condiciones para después del 3 de agosto, cuando reinicie el período de clases.

La resolución de Oporto establece otra cosa: Un cronograma que se inicia con la entrega de alimentos, de la que ya ha participado el Consejos Escolar local, y de la que diéramos profusa cobertura periodística.

La segunda semana, que comienza el lunes, estará dedicada a la desinfección de las escuelas con tareas de limpieza, que implican el desmalezamiento, desratización, limpieza de tanques y desagote de pozos.

Luego, en la tercera semana que comienza el 20 de julio, se va a realizar la segunda entrega de los bolsones de alimentos, mientras que en la última semana, previa a la vuelta a clases el 3 de agosto, va a estar dedicada a la limpieza profunda de los establecimientos escolares, mobiliario y accesorios.

Sin embargo en Pilar se insiste en utilizar un esquema distinto, que culminará con la desratización y fumigación. "Es la única manera para que los chicos arranquen las clases con los colegios en condiciones", dijo una fuente, dejando entrever que si los trabajos se hacen con mucha antelación, no surten efecto.

Respecto de la entrega de comida, se seguirá trabajando en la provisión de bolsones, apuntando a evitar que los chicos concurran al edificio escolar sólo a comer y que puedan contraer allí la gripe, por contacto con terceros.

Según detallaron autoridades provinciales, los bolsones "se distribuirán en 11 mil escuelas con comedores escolares y los 1.280 jardines maternales. Allí se entregará una canasta o bolsón de alimentos secos, que no son viandas ya que no se cocina en las escuelas". Esa canasta de alimentos se entregará cada 15 días, a un adulto familiar del niño, en las escuelas o jardín maternal, donde habrá guardias con dos docentes y dos auxiliares.

Comentá la nota