El Consejo Económico y Social será creado mediante una ley

Así quedó acordado el fin de semana entre empresarios, gremios y funcionarios.
Luego de una serie de consultas políticas realizadas entre Buenos Aires y San Pablo, en ocasión del viaje de Cristina Kirchner a Brasil el pasado fin de semana, quedó definido que el Consejo Económico y Social nacerá mediante una ley. Hasta ahora, el Gobierno no había descartado la posibilidad del decreto.

Fuentes gubernamentales confiaron a Clarín que el Gobierno quiere enviar el proyecto de ley al Congreso antes de las elecciones, si es que los senadores aprueban el adelantamiento de los comicios como ya hizo Diputados. Esas mismas fuentes admitieron que "será difícil" aprobar la iniciativa antes de los comicios.

En el encuentro que organizaron los industriales de la Fiesp (la poderosa central fabril de San Pablo) y que clausuraron Lula y Cristina el viernes pasado dejando de lado las diferencias comerciales que surgieron por la crisis entre ambos socios del Mercosur, estuvieron el presidente de la Unión Industrial, Juan Carlos Lascurain, y el de Adeba, Jorge Brito (Banco Macro).

"El Consejo es un órgano consultivo que nos permitirá pensar a largo plazo, independientemente de los gobiernos", consideró el industrial.

Horacio Martínez, directivo de la UIA (industria naviera) respaldó el formato acordado. "Queremos que la creación sea por una ley porque le dará mayor respaldo institucional y fuerza desde su nacimiento", opinó quien fue uno de los negociadores de la UIA en las discusiones realizadas en el último mes con funcionarios y sindicalistas.

En realidad, fue la CGT la que impulsó desde el primer momento el formato de proyecto de ley para el Consejo, cuyas decisiones no serán vinculantes.

Desde Buenos Aires se terminó de aprobar cómo se repartirá la mesa chica de decisiones entre los representantes del sector privado. El vice de la UIA Ignacio de Mendiguren tuvo que regresar a Buenos Aires antes de lo previsto, entre otras razones, para definir las sillas que tendrán en el Consejo los hombres de negocios.

La Cámara Argentina de Comercio y la CGT también dieron el visto bueno a la composición de esa mesa.

El ministro de Planificación, Julio de Vido, fue quien cerró la distribución de las poltronas; y la Presidenta, a quien llamó a San Pablo, terminó de definir esta cuestión. Allí circuló la versión de que el propio De Vido podría ser el representante oficial en la mesa que definirá las políticas salariales y de empleo desde el Consejo. Otros, habían candidateado al jefe de Gabinete, Sergio Massa.

El dirigente del gremio de los taxistas Omar Viviani admitió ante este diario que "la CGT tendrá 20 representantes en la mesa del plenario y siete más en la mesa chica de decisiones".

La misma cantidad sumarán los empresarios, aunque están más concentrados en la formación de la mesa chica. Por la parte empresaria, todas las fuentes privadas y gubernamentales consultadas coincidieron en que serán 4 representantes de la industria, 2 del campo y uno de los bancos. "Que los campo hagan lo que quieran; los lugares están, si se quieren sentar bien y sino arrancamos sin ellos", advirtió un empresario.

Comentá la nota