El Consejo Económico y Social define si eleva a la Legislatura el proyecto de infraestructura.

El Consejo Económico y Social define si eleva a la Legislatura el proyecto de infraestructura.
Los miembros del Consejo Económico y Social realizan su segunda reunión del año este jueves, ocasión en la que el organismo deberá pronunciarse acerca del proyecto de elevación al Legislativo, que debe hacer el Ejecutivo en torno al adelanto por el suministro de gas a la planta de Metanol, para que esos recursos sean afectados a solucionar el déficit de infraestructura que tiene la Provincia. Además se definirá el reemplazo de los lugares dejados en el organismo por la CGT Ushuaia, para ser ocupados por la entidad gremial en Río Grande.
El ministro Coordinador, Guillermo Aramburu, recordó que “esto ya había sido evaluado en su oportunidad por el Consejo Económico y Social, cuando el Ejecutivo le elevó al organismo el Plan Plurianual de Obras, definiéndose un orden de prioridades, sin desconocer la necesidad de ejecutarlas todas pero teniendo en cuenta los límites presupuestarios”.

En ese sentido, dijo que “el objetivo (del encuentro) es poner a disposición del Consejo la elevación que se va a hacer el 27 a la Legislatura, para que el organismo resuelva si está o no de acuerdo con el proyecto”.

El funcionario estimó, no obstante, que la propuesta “va a ser aprobada por el Consejo”, y cifró sus esperanzan en que “inclusive sea de la misma manera que se han venido tomando las decisiones hasta ahora; es decir, que salga por consenso absoluto”.

En otro orden de cosas, Aramburu adelantó que en el encuentro también se definirá quiénes ocupan las dos vacantes que dejó la CGT con su alejamiento unilateral, y adelantó los lugares serían ocupados “por la CGT de Río Grande”.

Tras señalar que “cuando se definió conformar el Consejo Económico y Social, lo hicimos sobre los parámetros establecidos por la ley 621, que es la que está vigente y plantea 5 escaños para los trabajadores”, el Ministro dijo que “esta gestión consideró lo más oportuno, y de hecho luego fue ratificado por todos los miembros del Consejo, que cuatro de esos 5 espacios los ocupen las centrales obreras, y el quinto vaya rotando en función de los temas que se traten, como fue el caso de la UOCRA respecto de la infraestructura”.

“Por eso tenían dos lugares la CTA y otros dos la CGT de Ushuaia”, anotó, para lamentar luego que “los dirigentes de la Confederación General del Trabajo (capitalina) hayan decidido, unilateralmente y sin mayores explicaciones, levantarse de la mesa a fines del año pasado”, cosa que, aseguró, “no fue bien visto en el seno del Consejo, y ni siquiera por los integrantes de la sociedad”.

Consideró que el Consejo es “un espacio muy importante, el que la CGT desaprovechó; porque se les dio la posibilidad de opinar como verdaderos actores sociales. Por ese motivo nos vemos en la obligación de cubrir las vacantes, y en principio sería por la CGT de Río Grande, para respetar la línea original que planteamos”.

Comentá la nota