El Consejo Económico incorporará al ruralismo

Así lo prevé el proyecto del Poder Ejecutivo
Las entidades rurales tendrán representación en el futuro Consejo Económico y Social (CES), que pretende crear el Gobierno y cuyo proyecto de ley ya están redactando en la Casa Rosada para ser enviado al Congreso en los próximos diez días.

En este Consejo, el Gobierno, los empresarios y los sindicatos discutirían y acordarían políticas de mediano y largo plazo para enfrentar los efectos de la recesión mundial.

El texto del proyecto se basará en los borradores del CES que se redactaron cuando Cristina Kirchner quería convocar al Pacto del Bicentenario. La idea quedó esa vez postergada por el conflicto con el sector agropecuario y la falta de consensos.

El jefe del Gabinete, Sergio Massa, coordina el borrador del proyecto y en los próximos días se lo remitirá al ministro de Trabajo, Carlos Tomada, según pudo saber LA NACION de fuentes oficiales. La cartera laboral intentaría consensuarlo en diálogo con la Unión Industrial Argentina (UIA) y la CGT.

La urgencia del Gobierno está en tener una herramienta para atenuar el impacto de la crisis mundial y el posible crecimiento del desempleo, justo en un año de elecciones legislativas clave para el oficialismo.

El Consejo estará conformado por el Gobierno, que lo presidirá, empresarios y sindicatos. Tendrán igual cantidad de representantes cada sector, pero aún no se definió el número exacto.

Entre las cámaras empresariales, se convocará, además de la UIA, a las de la construcción, del comercio, los bancos y del mercado de valores.

Pero también estarán involucradas las entidades del campo. "Es imprescindible que esté el campo representado", aseguraron a LA NACION en el Gobierno. De la parte trabajadora, estarán la CGT, la CTA y organizaciones sociales.

Acuerdos básicos

La propuesta es alentar un diálogo de acuerdos básicos. Las fuentes oficiales aseguraron que no se incluirá en el CES la discusión sobre tasas de interés o tipo de cambio, como piden los empresarios. "No tendrá funciones legislativas ni ejecutivas", dijo un ministro. "Será sólo consultivo y propositivo", agregó.

Por parte del Gobierno, el Consejo estaría integrado por el jefe de Gabinete y los ministerios de Economía, Planificación, Interior y la Secretaría de Producción. Se busca imitar el modelo español.

En España, el CES surgió como parte de los Pactos de La Moncloa y fue una institución clave -con rango constitucional y creado por ley- en los acuerdos de largo plazo entre empresarios y trabajadores. Por eso, la Casa Rosada lo crearía por ley, pese a que se barajó la posibilidad de instituirlo por decreto.

La condición que pondrá la CGT será que el CES no obstaculice la discusión en paritarias de los convenios colectivos de trabajo. "Si reemplaza a la discusión salarial, no hay acuerdo", dijo una fuente cercana al jefe de la CGT, Hugo Moyano.

Los empresarios buscan que la CGT acceda a dialogar sobre asuntos de los que hoy no se habla en las paritarias. "No puede ser que sólo quieran negociar salarios. En España, sirvió para mucho más que eso", señaló un allegado al titular de la UIA, Juan Carlos Lascurain.

El Consejo analizará problemas de carácter general que afecten al sector productivo y laboral, y propondrá soluciones entre las partes.

Comentá la nota