Yo te conozco.

Gastón Mazzacane ya corrió en Interlagos, con el Prost de F-1, y el domingo lo hará con un Top Race y también con un camión de F-Truck.
Mi última en Interlagos fue con el Prost de Fórmula 1". Un año antes había corrido con un Minardi y en ese 2001 lo hizo con la escudería francesa. Poco después dejaría la categoría. Este fin de semana, Gastón Mazzacane vuelve a San Pablo con dos unidades motrices diferentes: un TRV6 y un camión. Se ríe, añora, y da una clase gratuita de manejo en el José Carlos Pace.

-¿Cambió mucho la F-1 desde que la dejaste?

-Mucho. Este año es una locura. Pero igual cambió muchísimo. La tecnología no para. Los limitan en sectores de trabajo, pero igual siempre se superan...

-¿Subirías hoy a un F-1?

-Me encantaría manejar un F-1 de hoy para saber lo que es. Un sueño. Sólo para probarlo, eh... Pero hoy tengo otro chip. Ya no soy piloto de fórmula.

-¿Cuál es la diferencia?

-Un piloto de fórmula es mucho más agresivo en el manejo. Uno del TC de toda la vida se sienta en uno de fórmula y hace más de un trompo por vuelta. El fórmula es mucho más indisciplinado. Muchísimo.

-Los otros autos permiten más errores.

-Infinitos más.

-¿Tiene algún punto de contacto manejar un F-1, un Truck y un TRV6?

-Absolutamente distintos.

-¿Cómo es Interlagos?

-Es una pista de altas velocidades, con curvas muy técnicas como la 1 (la S de Senna) porque se llega fuerte y se frena casi a cero, y también la parte trabada (6 y 7). Además, saliendo de la curva 9 y la 10, que es en subida, empieza a bajar en mitad de la recta principal y antes de la curva 1 sube de vuelta...

-Un circuito de muñeca.

-Al ser curvas técnicas tiene mucha importancia el piloto. Está prohibido errarle a la trayectoria. Una puesta a punto correcta ayuda.

-Especial para la F-1.

-Sí, con los coches se necesita trabajar mucho con el downforce (carga aerodinámica) y las durezas del auto para tener un gran equilibrio mecánico. Por lo menos en la Fórmula 1... Y eso que no teníamos el control de tracción.

-¿Cuál es la clave?

-Las curvas 7 y 8, los sectores en donde se divide el circuito. Si salís bien pisado influye en toda la recta principal. Con el F-1 llegás a la frenada de la 1 a 310 km/h, con el TRV6 a 260 km/h, y el camión a 210 km/h. El camión tiene una velocidad de punta de 250 km/h. Pero por reglamento hay un límite de velocidad a mitad de la recta principal de 160 km/h.

-Como una chicana.

-Exacto. Esa limitación se realiza en todas las pistas, por seguridad. No hay limitador de velocidad y no tenemos velocímetro: calculamos con el cuentavueltas. Si pasás a más, un pase y siga... Los Truck tienen un concepto de que cuanto más despacio vas, más rápido va. Si acelerás a destiempo, frenás mal, se te va de cola, no respetás la trayectoria... Cuanto menos movés el volante, más rápido hacés el giro.

-¿La pista los beneficia?

-Es la carrera que la categoría está esperando. Pista larga, curvas rápidas. La 2 y la 3 las pasás acelerando con el camión aunque para otros autos sean curvas de media velocidad... Las 4 y 5 son muy rápidas. El TRV6 también va a dar gran espectáculo allí, así como va muy bien en el 12 del Gálvez. En Interlagos prestá atención a cómo responden los 350 HP entre la curva 9 y la 1. Son autos muy bien construidos. Tienen la tendencia al manejo de un monoposto.

-En la F-1 tenías caja de 6ª y en el TRV6 de 5ª...

-Sería bueno, para no usar la 1ª en lo lento (5 y 7) y poner el auto más corto. En la S entrás en 2ª. En la 2 vas subiendo cambios. Ya la 5 es de 4ª.

-¿Cómo hace un piloto para adaptarse a tres manejos tan distintos?

-Te bajás de uno y te subís a otro con diferente chip.

-¿Y cómo vas a hacer en Interlagos?

-Ah, no sé... Esa pregunta te la respondo el lunes...

Comentá la nota