Hoy se conocerá la oferta a los estatales

El ministro Edmundo Jiménez (Gobierno y Justicia) mantuvo ayer una extensa reunión con los representantes de los trabajadores. Esperan la vuelta de Jorge Jiménez (Economía).

Apenas finalizó el conflicto con los autoconvocados del Sistema Provincial de Salud el Gobierno ya conocía que debería enfrentar un reclamo unánime por parte de los gremios que agrupan a los trabajadores estatales.

El aumento que consiguieron en la sanidad no saldría gratis, además del desembolso para pagar a médicos, enfermeras, auxiliares, técnicos y administrativos, desde la Casa de Gobierno esperaban el airado reclamo del resto de los trabajadores, así que el malestar no tomó por sorpresa a nadie en la Casa de Gobierno.

En la mañana de ayer, Edmundo Jiménez, ministro de Gobierno y Justicia, recibió a los representantes de ATE, Viales, UPCN; municipales de la Capital y el Interior para intentar encauzar el creciente malestar. En realidad, durante toda la crisis entre el Poder Ejecutivo y los autoconvocados, el ministro Jiménez además de atender los reclamos de los agentes sanitarios, mantuvo contactos con los gremialistas, con quienes mantiene una buena relación. Lo concreto es que, avanzada la tórrida siesta de ayer, los representantes de los trabajadores se fueron a sus gremios sin una respuesta concreta.

Una ausencia clave

La ausencia de Jorge Jiménez, ministro de Economía, impidió que se formulen respuestas concretas, en lo que a dinero se refiere, por parte del Gobierno. Así que Edmundo Jiménez escuchó los reclamos y quedó en reunirse hoy con su par de Economía y el gobernador José Alperovich y luego encontrarse nuevamente son los sindicalistas.

Entre el variado menú de quejas que llevaron los sindicalistas, además de los aspectos reinvindicativos en materia salarial y laboral, sobresalen las quejas ante la actitud que mostró el Ejecutivo hacia los autoconvocados, con quienes mantuvo extensas reuniones, al tiempo que mantenía una supuesta postura distante con los asociaciones sindicales.

Miedos compartidos

El realidad el temor es mutuo, ya que el Gobierno tampoco pretende que mañana comiencen a autoconvocarse miles de trabajadores en las más variadas reparticiones, con lo cual se quedarían sin interlocutores a la hora de entablar una negociación, y deberían lidiar con decenas de asambleas repartidas a la largo y ancho de toda la provincia. En fin, una pesadilla que tiene altos costos políticos, tal cual quedó demostrado en los últimos meses, así que desde el Gobierno, más allá del conocido discurso de la falta de dinero, están dispuestos a realizar un esfuerzo para contener tanto a dirigentes como a trabajadores de base.

Conveniencia mutua

Edmundo Jiménez lo sabe, y ayer indicó que en el encuentro hubo varios avances como la búsqueda para mejorar los pagos por asignaciones familiares similares a las de la Nación (180 pesos), una suba en el aguinaldo y la titularización de los trabajadores. "Todo dependerá de los recursos que cuente la provincia. Subir los sueldos es siempre un acto de justicia porque todos sabemos que los sueldos no alcanzan", aunque diferenció sobre la gestión y dijo que desde el 2002 se viene subiendo los salarios. "De 200 que ganaban varios trabajadores ahora estamos abonándoles 1450 como mínimo", dijo Jiménez.

Hoy probablemente esté lista la oferta oficial, que contemplaría el pago de una suma fija por única vez, aunque también está la posibilidad de extenderlo hasta marzo del año próximo, cuando nuevamente habrá que sentarse a discutir salarios.

Comentá la nota