UDA dio a conocer su posición frente al paro docente

Este comienzo de clases nos encuentra, como en anteriores ocasiones, con reclamos no escuchados. Tenemos demandas que justifican una huelga. Además del aspecto salarial existe un conjunto de cuestiones que requieren ser abordadas desde una visión conjunta. El gobierno en su rol de gobierno y el sindicato, en su rol de sindicato, pero desde el reconocimiento de que los acuerdos se alcanzan con debate.
Las autoridades educativas se niegan sistemáticamente a dialogar con las organizaciones gremiales. En tiempos de crisis, la tozudez es un lujo que no deberían darse los funcionarios.

Sabemos de las ilusiones y expectativas de los estudiantes y sus familias. Por ello, los docentes demostramos responsabilidad y concurrimos este lunes a cumplir con nuestras obligaciones, que son estar frente a los alumnos en este momento.

La sociedad en conjunto considera que en un paro docente, los perjudicados son los estudiantes. Compartimos esa concepción, y aún así hay ocasiones en que la intransigencia de algunos funcionarios no deja lugar a otra medida. No obstante ratificamos la voluntad férrea de mejorar la educación como así también de reclamar nuestros derechos.

Seguimos creyendo que el diálogo es la manera adecuada de resolver las diferencias. Pero para que exista el diálogo tiene que haber voluntad en ambas partes. La UNION DOCENTES ARGENTINOS (UDA), se manifiesta dispuesta en este sentido y espera una correspondencia de parte de los funcionarios para mejorar no solo los salarios sino la educación en su conjunto. Por esta razón, este sindicato solicita la convocatoria de la paritaria a fin de que, además del tema salarial, se puedan tratar otros temas inherentes a la actividad docente.

La mesura se encuentra presente en los ánimos de la dirigencia gremial y los afiliados. Damos testimonio de responsabilidad concurriendo hoy a las aulas. No obstante, dejamos sentado, que las acciones que hoy iniciamos durarán y llegarán tan lejos como las circunstancias lo determinen, de no encontrar eco en quienes tienen responsabilidad institucional, va a confluir, inexorablemente, en medidas de fuerza que elevarán la conflictividad social.

Comentá la nota