Se conocen los resultados de la regularización laboral de taxistas rosarinos

La propuesta viene implementándose desde octubre de 2008, junto a la Secretaría de Servicios Públicos de la Municipalidad de Rosario y el Sindicato de Taxistas de esa ciudad. Lo hará el ministro de Trabajo, Carlos Rodríguez.

El ministro de Trabajo y Seguridad Social, Carlos Rodríguez, brindará esta tarde una conferencia de prensa para dar a conocer los resultados de la regularización laboral de los taxistas de la ciudad de Rosario.

Del encuentro con los medios, que se realizará a las 17.30 en la sede de Casa de Gobierno de Rosario, Santa Fe 1950, participarán también representantes del gobierno municipal y dirigentes gremiales del sector.

El ministro anticipó que "las acciones llevadas a cabo posibilitaron que casi la totalidad de los trabajadores del sector se hayan blanqueado".

Trabajo articulado

Según indicaron funcionarios del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, en el segundo semestre de 2008 "se definió una modalidad articulada de trabajo entre la Municipalidad de Rosario y la provincia, con la participación del Sindicato de Taxistas".

"Los dueños de las chapas de taxis deben concurrir periódicamente a la Secretaría de Servicios Públicos de la Municipalidad de Rosario con el objeto de verificar las correctas condiciones del vehículo, y así obtener la autorización para circular", explicaron.

"Se determinó entonces -prosiguieron desde la cartera laboral- que la repartición municipal comunicaría al ministerio quiénes eran los que debían pasar por la verificación y qué día debían hacerlo.

También se definió que "se los citaría antes de la fecha de la revisión vehicular para que exhibieran la documentación sobre la situación laboral de los empleados del taxi en cuestión", consignaron.

Finalmente, funcionarios del ministerio adelantaron que "si se constataba que la situación laboral estaba regularizada, comunicábamos dicha situación al área de Servicios Públicos municipal, a fin de que se realizara la revisión".

"Si esto no sucedía, es decir, si se detectaban irregularidades, se emplazaba a los titulares de las chapas a normalizar la situación laboral del taxista y, en caso de no hacerlo, se procedía a incautar la chapa y prohibir su circulación", concluyeron.

Comentá la nota