Conmoción en Vera: asesinaron al intendente de un disparo en el pecho

Vera.— El intendente de Vera, Raúl Seco Encina (42), fue baleado ayer pasado el mediodía en la puerta del canal de televisión local y murió minutos más tarde en una clínica privada. Por el hecho fue detenido Héctor Tregnaghi, rival político de la víctima y propietario de un hipódromo clausurado tiempo atrás, quien se entregó voluntariamente a la Policía.
El hecho provocó gran conmoción en esta localidad santafesina de unos 18 mil habitantes, ubicada a 400 kilómetros al norte de Rosario. Al mediodía, Seco Encina había convocado a una rueda de prensa para anunciar una gran cena navideña para la comunidad. Después se dirigió junto a su secretario de Prensa, Ricardo Muso, hacia el Canal 5 de Cablevisión donde participaría en un programa televisivo conducido por el periodista Jorge del Barco.

Al bajar del auto, el intendente fue abordado por Tregnaghi, quien en otras oportunidades ya lo habría amenazado. Según testigos del episodio, el empresario lo increpó y tras una acalorada discusión le disparó —al parecer con un arma calibre 38— a la altura del corazón.

La víctima fue trasladada de inmediato a la clínica privada San Roque, ubicada a sólo dos ras del canal, donde los intentos por reanimarla fueron vanos y falleció alrededor de las 14, una hora después del incidente. La intención de los médicos era estabilizarlo allí para trasladarlo luego a la ciudad de Santa Fe.

En tanto, Tregnaghi se presentó voluntariamente en la Unidad Regional 19ª de Policía y confesó el crimen, por lo que quedó detenido allí a disposición del juez de Instrucción Octavio Silva.

El motivo. Para la comunidad de Vera eran habituales las discusiones mediáticas entre Seco Encina y Tregnaghi, quienes fueron adversarios en las últimas elecciones comunales que se definieron por sólo siete votos. El primero se postuló por el partido radical y el segundo en representación de una agrupación justicialista.

Pero los motivos de su rivalidad no eran sólo políticos. El empresario de 50 años, ex dueño del frigorífico Nuevo Tatra, regenteaba el hipódromo local La Ilusión, que fue clausurado por la Intendencia hace unos meses, aparentemente por cuestiones de seguridad.

Además, Tregnaghi había montado un complejo turístico que incluía entre otros servicios un restaurante, el que estaba sin funcionar porque no recibía la habilitación del municipio. Estas cuestiones al parecer despertaron la ira del empresario que se presentó ayer en el canal con el objetivo de tomar represalia. Y lo hizo.

Cinta negra

Encina cumplía su cuarto mandato, era casado y tenía un hijo adolescente. “Era un padre y una persona con derecho a vivir, no mereció morir de esta manera. A toda la población invitamos a llevar cinta negra y a poner una en sus hogares”, invitaba ayer una vecina a través de un medio digital local.

Comentá la nota