Conmoción y nervios por una granada en Neuquén

Un hombre entregó, en el marco del plan de desarme, una granada de mano. Se debió convocar a personal de explosivos para determinar su peligrosidad.
El plan de desarme en la provincia de Neuquén, que ya logró recuperar unas 400 armas y 2.800 municiones, tuvo esta mañana su cuota de dramatismo y nerviosismo cuando una persona entregó en la delegación del Renar (Registro Nacional de Armas) una granada de mano.

Cuando el personal encargado de recibir las armas advirtió que se trataba de un explosivo, de inmediato llamó a la policía.

Paralelamente, se procedió a desalojar el lugar, ubicado en Santiago del Estero entre Carlos H. Rodríguez y Juan B. Justo, y despejar las calles aledañas.

Para verificar su estado se convocó además a personal del área de explosivos de Bomberos quienes comprobaron que la granada estaba completamente desactivada.

Luego de unos cuarenta minutos de nerviosismo y caos vehicular en el centro neuquino, la situación se normalizó.

El hombre que llevó la granada, no recibió ningún incentivo a cambio de la misma ya que el explosivo no está contemplado en el Plan de Desarme.

Comentá la nota