Conmoción por la destrucción de la vieja estación del Ferrocarril Mitre

Un voraz incendio se produjo ayer, pasadas las 5:10, en el predio ferroviario ubicado en la avenida Alsina al 500, lugar donde funcionaban el Museo de la Ciudad y Archivo Histórico, el viejo Bar Mitre, la sede de los ex combatientes de Malvinas y una sala multiuso que se utilizaba para diferentes eventos.
Las pérdidas alcanzan el 80 por ciento de los elementos que estaban perfectamente conservados por los responsables de esta área del Municipio.

Un voraz incendio, registrado en las primeras horas de ayer, destruyó la antigua estación del ex Ferrocarril Mitre, ubicada en avenida Alsina al 500, donde funcionaba el Museo de la Ciudad y Archivo Histórico, el viejo Bar Mitre, la sede de los ex combatientes de Malvinas y una sala multiuso que había sido convenientemente adecuada por el Municipio. Las reliquias desaparecieron a raíz del siniestro que se originó por circunstancias que aún se desconocen.

Este edificio, de añeja construcción inglesa, constituía un verdadero patrimonio arquitectónico de Pergamino ya que terminó de levantarse en el año 1882 y era un ícono urbano erigido en un sector neurálgico de la ciudad.

Más detalles

Según pudo saber LA OPINION, alrededor de las 3:20 de ayer se hizo un primer llamado en el Sistema 108 que alertó sobre un incendio en la estación e inmediatamente se dio aviso a Bomberos. A su vez, la Patrulla Urbana concurrió también a la vieja estación de trenes para constatar lo que había sucedido.

Los inspectores municipales acompañaron la labor de los bomberos y al retirase éstos, había quedado un móvil haciendo guardia porque la idea fue esperar la llegada del encargado de la confitería.

Pasadas las 5:00 llegó el responsable del histórico bar, abrió la puerta y al no constatar alguna anormalidad en el local, les habría indicado al personal que se encontraba de guardia que se retirara. Pero sin embargo, a los pocos minutos, se registró otra llamada en el Sistema 108 Alerta Pergamino informando de un nuevo incendio en la estación, aparentemente en un sector alejado de donde se produjo el foco inicial.

Segundo hecho

Bomberos y Patrulla regresaron de inmediato y viendo que las llamas habían tomado un sector de la oficina administrativa del Museo y Archivo Histórico, procedieron a forzar las puertas de las salas de este espacio para retirar elementos y estanterías, poniendo en riesgo su propia integridad física mientras las llamas se apoderaban de cada uno de los elementos que encontraban a su paso.

Por las características constructivas de este lugar (techos con tirantería de madera), el fuego se extendió rápidamente y como consecuencia del trabajo de rescate del material histórico, para el que contaron con la colaboración de agentes policiales, encargados de la Patrulla Urbana debieron ser hospitalizados con un principio de asfixia. A esta altura de los acontecimientos, los daños materiales eran numerosos e incalculables porque el edificio, con el paso de los minutos, se destruía totalmente mientras que el archivo en soporte de papel se perdió en su totalidad, recuperándose sólo algunas piezas del museo que fueron arqueadas y se encuentran en proceso de recuperación.

Panorama desolador

El Diario arribó cerca de las 5:40 y pudo constatar la magnitud de este siniestro que destrozó parte de las raíces de la ciudad; 7 dotaciones de Bomberos, más de 30 voluntarios, ambulancias del servicio de emergencias médicas, móviles de la Policía bonaerense y las patrullas urbanas estaban en el lugar mientras los vecinos que se acercaron a la estación ferroviaria quedaban estupefactos al observar como el fuego consumía un emblema de Pergamino. "Realmente no hay palabras, es impresionante, increíble que nos esté pasando esto", decían casi todos los que se animaban a formular algún tipo de palabras.

Aproximadamente a las 6:10 se vivió uno de los momentos emotivos más fuertes de la jornada; Marita Fekete, responsable de este Museo y Archivo Histórico, junto al profesor Rafael Restaino y los empleados del lugar arribaron en medio de la confusión por lo que sucedía ya que nadie, a esta altura, podía brindar detalles certeros sobre las causas del incendio. Los conserjes de la tradicional confitería, "Cacho" Digilio y Armando Saccone, sólo atinaban a observar detenidamente el trabajo de los Bomberos aunque a esta altura de la mañana poco quedaba por hacer.

Museo y Archivo

Desde hace varios años el Museo y Archivo Histórico venía funcionando gracias a cada uno de los vecinos que aportó material y elementos para darle valor al lugar; Marita Fekete, directora del mismo, es una incansable trabajadora que nunca bajó los brazos, su labor diariamente permitió el crecimiento de este lugar que también cuenta con personal idóneo, verdaderos colaboradores que pusieron muchas horas para poder mostrarle a la gente las verdaderas raíces de Pergamino. Y teniendo en cuenta la dedicación y esfuerzo de Fekete, el intendente Héctor Gutiérrez anunció que se hará la inversión necesaria que permita recuperar este espacio entre las cenizas.

La confitería

Hablar del Bar Mitre es recordar la historia misma de la ciudad; la fisonomía del lugar, parte del mobiliario y los tradicionales espejos, que habían sido colocados hace más de un siglo, constituían un espacio verdaderamente único. Allí pasaron grandes personajes de la ciudad, foráneos reconocidos que pararon en esta confitería cuando el ferrocarril era uno de los medios de transporte principales de la Argentina. Bohemios y soñadores allí forjaron sus pensamientos; ricos y pobres se unieron en una misma mesa de café sin ningún tipo de distinciones hicieron del Bar Mitre un lugar casi único en la ciudad. Mientras las llamas devoraban las verdaderas reliquias, Saccone, que no salía de su asombro, decía: "Nosotros, con Cacho Digilio, en dos años pensábamos irnos porque había pasado mucho tiempo, más de 50 años. Pero no queríamos irnos de esta forma; nos pasó como a un jugador de fútbol que tiene asumido el retiro pero lo sacan antes por una dura lesión que lo aleja definitivamente de la actividad", señaló ayer Armando Saccone, con los ojos llenos de lágrimas.

Ex combatientes

Contiguo al Museo y Archivo Histórico funcionaba la sede de los ex combatientes de Malvinas, pergaminenses que estuvieron en el conflicto bélico y que habían puesto en el lugar pertenencias valiosísimas que ellos mismos acercaron para que los vecinos vieran parte de este hecho que está marcado a fuego en nuestro país. Este grupo diariamente se acercaba para mantener reuniones, charlas y demás actividades propias que permitían el agrupamiento de los ex combatientes. Y aquí también las pérdidas son irreparables ya que ellos mismos habían reconstruido esta dependencia que, al momento de tomarla, se encontraba prácticamente destruida por el paso del tiempo.

Sala multiuso

Hace algunos meses, la Dirección de Cultura del Municipio había reacondicionado esta sala ubicada en el ala este de la estación. La Cooperativa Eléctrica había donado todo el equipamiento de la sala "Leonardo Rodríguez", que estaba en la sede de la institución cooperativista, y la misma se ubicó en el predio ferroviario que recibía manifestaciones artísticas a menudo. Muestras, música y teatro formaron parte del movimiento cultural de la ciudad que utilizó la sala para el desarrollo de sus interesantes trabajos.

El viejo andén

El 23 de octubre, y hasta el domingo 25 de ese mes, se llevó a cabo la Feria de las Colectividades de Pergamino, último evento trascendente que reunió a centenares de vecinos en un espacio con distintas expresiones de la cultura de la ciudad. En la mañana de ayer este lugar, que supo tener elementos valiosos para los artistas de esta región, sirvió para arrumbar chapas, tirantes y demás cosas que se depositaban producto del incendio que destrozaba todo a su paso. Quizás este andén, testigo fiel de la historia de la ciudad, pueda cobijar nuevos proyectos porque, en definitiva, fue quizás el único sector que conservó parte de su verdadera fisonomía.

La Opinion de Pergamino

Comentá la nota