Se conmemoró el Día del Inmigrante

Encabezaron la ceremonia que tuvo lugar en el Aula Magna de la facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Mar del Plata.
El intendente, Gustavo Pulti y el delegado de la Dirección Nacional de Migraciones, Fernando Scarpatti.

Además, participaron el cónsul de Paraguay, doña Sara Alisa Gómez, la representante del consulado de España, Julia Alvarez, el cónsul de Italia, doctor Fausto Panebianco, autoridades eclesiásticas, universitarias, del poder judicial, de las fuerzas armadas, concejales, secretarios municipales, el subsecretario de Coordinación municipal, Adrián Alveolite y los ex intendentes, Angel Roig y Jorge Lombardo.

Durante el acto, se entregaron diplomas de reconocimiento a inmigrantes que llevan 50 años de residencia en la ciudad, se pudo escuchar a la banda del GADA 601 en un escenario decorado con las banderas de las diferentes colectividades que tienen presencia en General Pueyrredon.

"Mar del Plata nunca nunca fue una ciudad de desencuentros"

En este marco, el intendente se refirió a los que significaron las inmigraciones para la ciudad. "La celebración del día del Inmigrante, instituido por un decreto nacional, en Mar del Plata adquiere otra resonancia porque en la primera mitad del siglo pasado más del 50% de nuestra población era extranjera".

"Imaginen a la Mar del Plata de los años 30, 40 y primeros 50 cuando más del 50% de las personas que nos cruzábamos en la calle estaban creando una Mar del Plata extraordinaria como finalmente pudimos recibir como legado las generaciones más jóvenes", expresó.

En este sentido, Gustavo Pulti manifestó que "de cada dos, uno, no había nacido en Argentina. Sin embargo, nunca fue Mar del Plata una ciudad de diferencias xenófobas, de confrontaciones entre las colectividades, nunca fue una ciudad de desencuentros sino que, entre todos aquellos que venían de distintos países a construir la Argentina y Mar del Plata, se generó una relación que fue mezclándose a poco andar en las sangres, en los apellidos, en las idiosincrasias, en la gastronomía, en la cultura, en la pintura, en la escritura, en todo lo que en definitiva constituye nuestra personalidad social marplatense y tiene la singularidad de ser todo eso".

"En el mismo lugar donde a pocas cuadras o pocos kilómetros, a la vera de la Laguna de los Padres, se escribieron algunas de las estrofas del Martín Fierro, las tarantelas y otras músicas se mezclaban con lo que era la idiosincrasia del hombre de la Pampa para generar la personalidad social marplatense que es extraordinariamente rica, profundamente fecunda y que tiene más vigor que nunca", indicó.

"Es un reconocimiento afectuoso"

Por otra parte, el intendente se dirigió a quienes cumplen 50 años como inmigrantes. "El reconocimiento nuestro es afectuoso. Estamos seguros de hacerlo en nombre de todos y cada uno de los marplatenses, es un reconocimiento lleno de gratitud y de alegría por habernos permitido crecer en la filosofía más primera del inmigrante que es la del trabajo, la perseverancia, el esfuerzo sostenido, la de la cultura de la familia y del encuentro".

"Ese reconocimiento a cada uno de los que cumplen 50 años está lleno de esta gratitud y también la gratitud de las generaciones actuales de inmigrantes que recibimos otras corrientes migratorias y que debemos estrecharlas en el mismo abrazo. Vincularnos de la misma manera y seguir mezclándonos para seguir siendo una sociedad llena de singularidades, de particularidades que es muy capaz, como pocas posiblemente en otras partes, de poder convivir en la diversidad y en la pluralidad", señaló.

Las colectividades y la Cumbre Iberoamericana

En otro orden, el Intendente se reifirió a la cumbre del año próximo. "Hace pocos días nos hemos encontrado con la buena noticia de que, en noviembre del año que viene, Mar del Plata va a ser sede de la Cumbre Iberoamericana de jefes de estado".

"Veintiún jefes de estado nos van a visitar durante tres días. Con su presencia, seguramente, habrá alusiones muy singulares a esta idiosincrasia nuestra porque son los jefes de estado de Iberoamérica con quienes nos ligan en algunos casos la cercanía y, en otros, nada más y nada menos que el idioma. La verdad que sería muy lindo que nuestras colectividades -todas las de Iberoamerica y las que no son de Iberoamerica- nos preparemos para que, cuando lleguen los Reyes de España, los jefes de estado nos vean como somos: con ésta singularidad tan particular de ser tantos, tan diversos y de tan buena convivencia", apuntó.

"Debemos prepararnos. Tenemos un año por delante para ver que de qué manera nos hacemos conocer un poco más y los hacemos sentir como una comunidad de afecto, de convivencias y de pluralidad", concluyó.

Comentá la nota