Conmemoran la histórica visita de la CIDH en 1979

La presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la venezolana Patricia Mejía, estuvo en el Senado. Allí advirtió que América latina "sigue afrontando importantes desafíos en materia de Justicia".
La presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la venezolana Luz Patricia Mejía, reconoció que las naciones del continente "tiene un contexto muy distinto" al de las dictaduras de hace 30 años, pero "seguimos afrontando importantes desafíos en materia de Justicia". Lo hizo durante un encuentro que tuvo en el Senado para conmemorar la histórica visita de esa organización en 1979 para denunciar las atrocidades del gobierno militar de Jorge Videla y sus secuaces.

Mejía señaló que "la CIDH cumple 50 años y hace 30 visitaba por primera vez este país, en un momento en que la comisión todavía era joven". Y aseguró que "aquel arribo significó mucho para nuestra organización: fortaleció los mecanismos de trabajo y representó la recreación de la situación de los desaparecidos en la Argentina, que marcaría una trascendencia histórica a nivel mundial".

En el Senado fueron recibidos por las autoridades de la Comisión de Derechos y Garantías y de la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto. Allí se recordó que la CIDH presentó unas 5.600 denuncias sobre violación a los derechos humanos en la Argentina. Fue la primera vez que se daba a conocer la historia trágica de una sociedad que vivía en silencio.

Durante la visita de la CIDH al Congreso, a su vez, la diputada Susana Canela (FPV- Salta) se emocionó al recordar que fue "un hito" en su vida cuando estando detenida desde 1976, en el 79 fue visitada por miembros de la CIDH.

Mejía, por su parte, destacó que el organismo sirvió "para romper el cerco informativo" que imperaba en el país por aquellos años y elogió la tarea realizada por el actual canciller Jorge Taiana, quien como secretario de la CIDH era quien informaba de la represión que tenía lugar en la Argentina en los años de la última dictadura.

A su vez, el presidente de la comisión de Derechos Humanos de la Cámara baja, Remo Carlotto (FPV) indicó que la visita de CIDH marcó su "ingreso a la militancia de los Derechos Humanos".

El diputado dijo que el desafío ahora es "trabajar por mejor y mayor derechos para mejorar la realidad de toda la región".

Su colega Juan Carlos Vega (CC) apuntó que fue el primer abogado argentino en presentar el primer caso ante la CIDH y planteó a Mejía la necesidad de que el organismo "de un salto cualitativo y empiece a trabajar en los derechos económicos y sociales".

Comentá la nota