Una conmemoración con 120 años de historia

Hoy se cumple un nuevo aniversario del Día del Trabajador, por lo que es bueno reflexionar sobre el sentido de esta conmemoración
En noviembre de 1884 se celebró en Chicago el IV Congreso de la American Federation of Labor en el que se propuso que a partir del 1º de mayo de 1886 se obligaría a los empleadores a respetar la jornada de 8 horas y, si no, se iría a la huelga.

En 1886, el entonces presidente de los Estados Unidos, Andrew Johnson, promulgó la llamada Ley Ingersoll, estableciendo las 8 horas de trabajo diarias. Como esta ley no se cumplió las organizaciones laborales y sindicales se movilizaron. Llegada la fecha, los obreros se organizaron y paralizaron el país productivo con más de cinco mil huelgas. El episodio más famoso de esta lucha fue el funesto incidente de mayo de 1886 en la Haymarket Square de Chicago: durante una manifestación contra la brutal represión de una reciente huelga, una bomba provocó la muerte de varios policías. Aunque nunca se pudo descubrir quién fue el responsable de este atentado, cuatro líderes anarquistas fueron acusados, juzgados sumariamente y ejecutados. En julio de 1889, la Segunda Internacional instituyó el ‘Día Internacional del Trabajador’ para perpetuar la memoria de los hechos de mayo de 1886 en Chicago. Y el Congreso de París de la Segunda Internacional acordó que se celebre el 1º de mayo de cada año.

Comentá la nota