Coninagro no apoya el regreso al paro agropecuario

El consejo de administración de la entidad decidió agotar las instancias de consenso antes de avanzar hacia un nuevo paro del sector. Así, Coninagro le puso paños fríos al reclamo ruralista. No hay consenso interno para ir a una protesta masiva.
Según publicó ayer el sitio web del matutino porteño La Nación, el consejo de administración de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro) decidió agotar las instancias de consenso antes de avanzar hacia un nuevo paro del sector. En una semana de definiciones, en la que las cuatro entidades que integran la Comisión de Enlace decidirán internamente si impulsan o no una nueva medida de fuerza, Coninagro le puso paños fríos al reclamo ruralista.

Coninagro no hizo una declaración oficial, pero en la entidad -que agrupa a las cooperativas agropecuarias- no hay consenso interno para ir a una protesta masiva, como la que paralizó al país entre marzo y julio últimos. Según una fuente de la entidad, que siempre se ha caracterizado por ser la más dialoguista de las cuatro, los directores "coincidieron en que hay que instalar primero la idea de los problemas del campo, una vez más, en la sociedad para que acompañe una eventual protesta".

Más allá de esta definición, en la entidad aclararon que si en la próxima reunión de la Comisión de Enlace, que se hará el 12 de febrero próximo, prevalece la idea de convocar a un nuevo paro o la organización de un nuevo acto, sus representados acompañarán esa medida para privilegiar la unidad del sector.

"No es tiempo de parar, primero hay que buscar el consenso total", esa es la propuesta que Carlos Garetto, presidente de Coninagro, llevará a la reunión con sus pares de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Federación Agraria y la Sociedad Rural. En estas tres entidades, donde la presión de las bases parece llevar irremediablemente a una nueva protesta, también hay posiciones conciliadoras.

Antes, el primer sector del agro en oficializar su intención de ir a un nuevo paro fue la poderosa Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), que impulsa un cese de comercialización de granos para los días 10 y 20 de febrero y 4 y 5 de marzo, y un gran acto en la ciudad de Córdoba para el 14 de marzo.

Anteayer, más de 600 ruralistas acordaron que en caso de no recibir respuestas por parte del Gobierno nacional, iniciarán medidas de acción directa desde el 11 de marzo, y la primera acción sería la suspensión de la comercialización.

La decisión se tomó durante la segunda reunión nacional que agrupa a todos los productores autoconvocados, con el objetivo de redactar y elevar un petitorio a Mario Llambías (titular de CRA), quien llegó como representante de la Mesa de Enlace a la Sociedad Rural de Santa Fe

Comentá la nota