Congreso rebelde: los gobernadores pierden peso entre sus legisladores

Das Neves, Binner y Capitanich sufrieron desaires de sus legisladores. La independencia de sus jefes políticos caracteriza a varios diputados y senadores
El Ejecutivo dejó trascender su intención de presentar el proyecto de reforma política ante el Senado y no en Diputados para "tener un gesto hacia los gobernadores". Sin embargo, si lo que desea es suavizar su relación con las provincias, sería recomendable que reconsidere el escenario para ese "gesto". Es que el Congreso no parece ser un lugar en el que los mandatarios provinciales conserven poder. En el último año, la Cámara alta desairó a varios gobernadores, emulando la autonomía que caracteriza a los diputados respecto de sus territorios. Y, a su vez, en la Cámara baja se escuchan cada vez más las negativas de los legisladores a acatar los mandatos de sus jefes políticos. El chubutense Mario Das Neves, el chaqueño Jorge Capitanich y el santafesino Hermes Binner dan cuenta de ello.

El patagónico sufrió el desdén público de varios de sus legisladores la semana pasada, cuando anunció que sus diputados y senadores abandonarían al oficialismo en disconformidad con la falta de coparticipación del impuesto al cheque. Inmediatamente, los diputados Rosa Chiquichano, Nancy González y Juan Pais, y el senador Marcelo Guinle advirtieron que ellos no serían parte de la desbandada. "Fuimos invitados por el gobernador pero le explicamos nuestras razones para no sumarnos al (nuevo) bloque. Debemos hacer aportes a la gobernabilidad", sostuvo Pais. Así, utilizó para desairarlo utilizó el mismo argumento con el que Das Neves había explicado su apoyo a la prórroga de las facultades delegadas dos meses atrás.

Sin incluir cruces verbales públicos, los desencuentros entre Capitanich y la senadora Elena Corregido también fueron taquilleros. En cada votación importante para el Gobierno, la legisladora hizo sufrir al mandatario. Por caso, votó contra las retenciones móviles, colaborando en la gran derrota K. Las reuniones en las que el gobernador intentó persuadirla no afectaron a la senadora; quien, sin embargo, se mantuvo dentro del bloque. De hecho, acompañó la ley de medios. "Cuando el Estado no regula la economía, la cultura y los recursos naturales seguro que éstos los va a regular el mercado", sostuvo al hablar a favor del proyecto.

Distinta situación de la que en las últimas horas le tocó atravesar al socialista Binner. La diputada de su partido por Córdoba, Laura Sesma, votó en contra de la ley de medios, aun cuando la conducción nacional de la fuerza había optado por apoyarla; y promete reeditar su rebeldía durante el tratamiento de la reforma política que impulsa la Casa Rosada. "Es la forma adecuada de devolverle la confianza a la población en los partidos políticos. Es totalmente positivo", dijo Binner sobre el texto. El mismo que Sesma calificó de "apresurado e inexplicable".

Transgresiones que prometen continuar. Das Neves, Capitanich y Binner son apenas tres de los gobernadores que dan fe de un modo que ya es tendencia: la rebeldía legislativa.

ðMario Das Neves y Marcelo Guinle: "Nos vamos del bloque oficialista", dijo el gobernador de Chubut. "Yo me quedo", lo desairó el senador. Se justificó con un argumento usado por Das Neves.

Hermes Binner y Laura Sesma: El gobernador socialista consideró "totalmente positiva" la reforma política. Su diputada la calificó de "apresurada e inexplicable". No la apoyará.

ðJorge Capitanich y Elena Corregido: La chaqueña es una rebelde de larga data. Votó en contra de las retenciones móviles, pero apoyó la Ley de Servicios de Comunicación Audivisual.

Comentá la nota