El Congreso del PJ presidido por Barrientos armó una comisión postergando el tratamiento del convenio chino

La autoconvocatoria a un Congreso Provincial pejotista, gestada sin anuencia de gran parte de la mesa de conducción durante el transcurso de la semana pasada, embretó a sus autoridades, las empujó a cambiar de discurso en menos de 24 horas y las llevó a tener que sentarse a conducir el órgano con Eduardo Barrientos a la cabeza, para que no hubiera un segundo pronunciamiento expreso en contra del convenio chino, con legitimación partidaria. Para los convocantes, la reunión fue un éxito.
La autoconvocatoria a un Congreso Provincial pejotista, gestada sin anuencia de gran parte de la mesa de conducción durante el transcurso de la semana pasada, embretó a sus autoridades, las empujó a cambiar de discurso en menos de 24 horas y las llevó a tener que sentarse a conducir el órgano con Eduardo Barrientos –su presidente–, a la cabeza, para que no hubiera un segundo pronunciamiento expreso en contra el convenio chino, con legitimación partidaria.

El sábado por la mañana en Río Grande fue tomando forma la reunión convocada para un primer llamado a la hora 12 a la que estaba confirmada la presencia de más de 20 congresales, se le sumarían, no sólo otros miembros pertenecientes al sector que responden al legislador Adrián "Milin" Fernández y al dirigente mercantil Pablo García, sino que Barrientos y la Mesa de Conducción, asistirían a la misma, pese a que su presidente el viernes públicamente dudara de la legalidad de la autoconvocatoria y defendiera la validez del Congreso promovido por él para el próximo domingo 6 de diciembre.

Minutos después de las 13, en el quincho de la Chacra II donde días atrás se reuniera también el Consejo partidario, el congreso se constituyó con 45 miembros y sus autoridades en pleno, desvió el objetivo inicial y único que llevaban los autoconvocados e instaló un temario de 4 puntos, y en jerga futbolera "pateó al corner desde el área chica", un pronunciamiento expreso en contra del convenio por la venta de gas de regalías hasta el 2035 llevada a cabo entre la gobernadora Fabiana Ríos y la empresa de capitales chinos Tierra del Fuego Energía y Química SA, cuya ley habilitante fue calificada la semana pasada, de inconstitucional por el fiscal Mayor de la Provincia Oscar Fappiano, respondiendo a la consulta elevada por el Tribunal Superior de Justicia.

Redactado previamente, se puso a consideración y se aprobaron los 4 puntos que llevó el oficialismo nucleado en el sector de los "emergentes", estableciendo la conformación de una comisión para el estudio y pronunciamiento de la situación política, económica, social y educativa de la provincia –dentro del cual los autoconvocados plantearon no obviar un claro pronunciamiento sobre el convenio chino–, se pidieron rendiciones de gastos del periodo 2007–2009 y de la campaña nacional de junio, y sin fundamentos de peso o relevancias desplazaron al vicepresidente del cuerpo Julio Peralta, a dos miembros más de la mesa directiva y al apoderado del cuerpo, en una suerte de castigo a los escucharon y acompañaron la necesidad de manifiesto debate partidario, sobre la forma en que el gobierno del ARI proyecta la explotación y adjudicación de los recursos hidrocarburíferos, con la anuencia de la mayoría de los legisladores.

Pese a ello y a que la mención tácita del convenio con los chinos solo se produjo en dos oportunidades, los promotores de la reunión lograron incorporar al ingeniero Mario Ferreira junto a otro congresal partidario como miembros de la comisión que tendrá a cargo el análisis por especialidades y áreas de competencia y un posterior pronunciamiento a través de un documento que será elaborado y dado a conocer el 6 de diciembre.

La reunión, que se abrió y cerró con la entonación tensa y desapasionada de la marcha peronista, dejó abierta una interna dentro del grupo de los emergentes quienes propusieron y lograron sacar de la vicepresidencia primera del Congreso a Julio Peralta, quien hace tan sólo 5 meses fuera la voz cantante de la propuesta para que Eduardo Barrientos, su compañero tras la unificación de sectores, ocupara la actual Presidencia.

De tal manera, y como consecuencia de una inocultable falta de voluntad política de debatir prontamente, como también dilatar en el tiempo, un pronunciamiento del congreso partidario sobre el convenio con los chinos y de hacer saber que solo es aceptable un pensamiento único y concordante con el silencio mantenido por los legisladores del Bloque del Frente de la Victoria y al que comulga Barrientos, la vicepresidencia primera quedó en manos de Gustavo Cejas, la vicepresidente segunda recayó en Eduardo Cortez, la tercera en Yazmín Troncoso, la primer secretaría en Rafael Choren, la segunda en Graciela Salvay, la tercera en Daniel Mazzaglia, la cuarta en Ana Gutiérrez, la quinta en Helena Barrios y la sexta en Marcelo Espinoza. En tanto que como nuevos apoderados del partido, fueron designados Teresita Bergero, Gastón Díaz y Beatriz Hernández.

Congresal Mario Ferreyra

Defensa a la autoconvocatoria "más allá de que haya parecido una posición de fuerza"

El decano de la sede Tierra del Fuego de la Universidad Tecnológica Nacional y ex directivo del campamento Río Grande de YPF antes de su privatización, ingeniero Mario Ferreira, se manifestó conforme con la reunión del Congreso y defendió la autoconvocatoria, "más allá que haya parecido una posición de fuerza; porque en realidad la intensión de los compañeros es la de debatir entre todos, las políticas y establecer cursos de acción de tal manera que el peronismo tenga un lineamiento, un pensamiento y un discurso para transmitirle a la comunidad. Así, los objetivos se van logrando porque nos hemos reunidos todos", ponderó el congresal.

Respecto a la falta de un pronunciamiento expreso sobre el convenio con los chinos como era el objetivo inicial, Ferreira observó que si bien no se realizó, ya lo hizo el consejo provincial "que es autoridad de aplicación de las políticas partidarias, donde se debatió con técnicos, se leyeron todos los documentos presentados tanto en sede judicial y administrativa", y se fijó una postura a través de un documento coincidente con lo que se conoce respecto al pronunciamiento del fiscal Fappiano, "donde se da cuenta de la insconstitucionalidad de la ley que dio vida al convenio".

El congresal, que fue designado para integrar la comisión, dijo que si bien la va a integrar en el análisis de todos los puntos, lo hará en específico para aportar todo su conocimiento respecto al convenio chino.

Vicepresidente segundo del Congreso, Eduardo Cortés

Dar quórum y sumarse como autoridad a lo que primero era una autoconvocatoria

Por su parte, el vicepresidente segundo de la mesa de conducción del organismo, Eduardo Cortes, expresó que el objetivo del oficialismo "fue el de dar quórum y sumarse como autoridad a lo que primero era una autoconvocatoria. En realidad nos convocamos en base a que donde hay un compañero, tenemos que estar. Y como había una inquietud de un sector de los congresales, nosotros quisimos estar presentes para plantear nuestra posición también", agregó.

Sobre el no pronunciamiento respecto al convenio chino y a la conformación de una comisión, la autoridad partidaria indicó que el objetivo de la misma "no sólo servirá para que opinen lo entienden del tema, sino también para que los compañeros que nos falta un poco de información, podamos interpretar acabadamente", hecho que no se iba a producir "con la sola elaboración de un documento".

Congresal Julio Peralta

"Lo que se logró fue la conformación de una mesa para discutir todos los temas"

Para el vicepresidente primero del organismo, Julio Peralta, la reunión del sábado "fue mucho más amplia de lo que se esperaba", porque si bien "la idea era la de reunirnos para discutir el convenio chino, lo que se logró fue la conformación de una mesa para discutir más ampliamente todos los temas que hoy vive la Tierra del Fuego, que nos abarcan y nos involucran".

Sin embargo, se manifestó en contra del cambio de las autoridades de la mesa de conducción. "Que se hayan efectuado este tipo de movimiento donde los compañeros se estaban autoconvocando y donde ellos no iban a concurrir, para desplazarnos por el solo hecho de pensar diferente, no estoy de acuerdo" –sostuvo–, por lo que "si se piensa que esta es una buena estrategia, se equivocan", agregó.

Y apuntando directamente a Fernández y García, dijo que "ellos se ponen como capataz de estancia, donde haces lo que yo quieren o no se avanza, por sus actitudes soberbia. Creo que esto va a traer algún tipo de resquemor que no beneficia al justicialismo", vaticinó.

En lo personalmente, Peralta dijo que "pensaba que esta iba a ser una verdadera renovación del partido y la integración de todos los sectores, porque peronistas somos todos. Espero revean la actitud, no sobre mi designación o no, porque sigo siendo un dirigente político con reconocimiento social, sino porque están cometiendo el mismo error que se criticó por falta de dirigencia".

Congresal Omar Becerra

"La autoconvocatoria fue un éxito y en la próxima reunión habrá un pronunciamiento contra el convenio"

Similar pronunciamiento tuvo el congresal y ex diputado nacional Omar Becerra, al indicar que "fue muy importante, porque en el transcurso de estos días comenzamos a trabajar en esta convocatoria, dado que habíamos efectuado presentaciones al Presidente para que convocara al congreso, y él se manifestaba con otros tiempos. Nosotros considerábamos que había que tratar estos temas en el seno del congreso y así se ha logrado".

Además Becerra calificó a la reunión de "todo un éxito, porque nadie suponía que podíamos alcanzar el numero de 45 congresales, que asistieran las autoridades, que se realizara un debate importante y a su vez se conformara una comisión que tendrá que trabajar rápidamente para el encuentro del 6 de diciembre", donde desde su sector propusieron que se tenga en cuenta el documento que elaboró el Consejo Provincial con respecto al convenio".

Analizando el desarrollo de los hechos producidos durante la semana pasada, el dirigente histórico dijo que "si uno observa las opiniones difundidas por lo medios, se planteaba la realización de 2 congresos. Bueno, los justicialistas tenemos estas cosas de dejar las diferencias de lado y debatir".

"Creo que esto es lo que ha hecho la conducción, sumarse al objetivo que traíamos más de 20 congresales, mostrando decisión de participar por lo que hay que celebrarlo. Yo creo que la autoconvocatoria fue un éxito y que en la próxima reunión habrá un pronunciamiento contra el convenio", auguró Becerra.

Comentá la nota