El Congreso está dividido ante una reestatización

La izquierda se entusiasma, con reparos, con la propuesta oficial; rechazos en la CC y en la UCR
La amenaza del ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, de un reestatización de Telecom generó reacciones dispares en el Parlamento, que eventualmente podría llegar a participar en la decisión, según las declaraciones del funcionario nacional.

La centroizquierda apoyaría la vuelta al Estado de la operadora telefónica basado en la importancia estratégica que tiene el sector, pero también lanzó una clara advertencia en cuanto a que una jugada de ese calibre implicaría la discusión de nuevas reglas de juego para el mercado, hoy en manos privadas.

"La recuperación del papel del Estado en lo que sería la autopista de la información es esencial", dijo el diputado Claudio Lozano (Proyecto Sur-Capital) en diálogo con LA NACION.

Sin embargo, el legislador destacó que "habría que ver qué marco adopta" la eventual reestatización de la empresa, tras lo cual aseguró que "en este caso no cuadraría el tema de la expropiación", como hizo el Gobierno con Aerolíneas Argentinas. Más aún, Lozano aseguró que el de la línea aérea "debería ser el ejemplo de lo que no hay que hacer, porque terminamos pagando la deuda de la empresa porque no se hicieron las presentaciones que correspondían contra el vaciamiento de Marsans".

Según el socio político de Fernando "Pino" Solanas, el Congreso es el único habilitado para autorizar un regreso al Estado de la operadora telefónica que se quedó a cargo con la zona norte de lo que hasta la década de los 90 fue la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel).

Pero éste no sería un camino sencillo para el Gobierno, ya que deberá someter el precio de compra de las acciones de la empresa a la opinión de un Parlamento en el que sus huestes hoy ya no son mayoría, por lo que no podrá confiar en un tratamiento rápido, como ocurrió cuando convirtió Aguas Argentinas, de capital francés, en la estatal Aguas y Saneamientos Argentinos (AySA).

"Más aún, debería discutirse un nuevo marco regulatorio, ya que el mercado pasaría a contar con un operador privado (Telefónica) y otro estatal", aclaró Lozano.

Menos receptivo a una reestatización de Telecom se mostró el diputado de la Coalición Cívica Alfonso Prat-Gay (Capital), quien deslizó sus sospechas sobre una nueva maniobra del Gobierno para hacerse de un negocio y aplicar su política de "capitalismo de amigos".

"Me pregunto quién va a ser el Recalde del futuro Entel", afirmó el legislador en alusión a Mariano Recalde, actual conductor de Aerolíneas Argentinas y protagonista de algunos escándalos, como la contratación de un vuelo chárter a precios irrisorios para ir a ver un partido de la selección argentina de fútbol en Montevideo.

Para Prat-Gay la amenaza de De Vido "es un ejemplo más del capitalismo de amigos que instauraron los Kirchner". "Pasaron de querer vendérsela a un amigo del poder a quedársela gratis", agregó.

Por último, la diputada radical Silvina Giúdici opinó de manera similar. "Los Kirchner no paran, ahora con la excusa de evitar un monopolio de las telefónicas buscan expropiar Telecom para entregársela a los capitales amigos del kirchnerismo", denunció.

Desconfianza externa

"Esta reestatización a las apuradas genera desconfianza en el exterior por la falta de seguridad jurídica que impera en el país bajo el gobierno kirchnerista", agregó la legisladora.

Por último, voceros legislativos de la oposición especularon acerca de si la ofensiva de De Vido contra Telecom no está relacionada con una estrategia del Poder Ejecutivo destinada a justificar una convocatoria a sesiones extraordinarias y evitar así quedar cediendo ante la presión de las fuerzas no kirchneristas, que vienen pugnando porque el Congreso discuta el mes próximo los decretos de necesidad y urgencia que crearon el Fondo del Bicentenario y decidieron la remoción de Martín Redrado del Banco Central, cuya aplicación está suspendida por la Justicia.

Comentá la nota