En el Congreso, Cristina pondrá a la crisis como eje de su discurso y pedirá unidad

La jefa de Estado pronunciará un extenso mensaje ante la Asamblea Legislativa. Defenderá el modelo y las medidas para enfrentar el vendaval internacional
Con una férrea defensa del modelo económico y una convocatoria a la unidad de todos los sectores para afrontar los coletazos locales de la crisis financiera mundial, la presidenta Cristina Kirchner inaugurará el próximo domingo el 127º período de sesiones ordinarias del Congreso.

El secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini, le daba anoche los últimos retoques al mensaje de la Presidenta en el que, según supo El Cronista, realizará un repaso pormenorizado de las políticas que marcaron su gestión durante 2008, en particular las de obra pública.

La mandataria dedicará, además, un párrafo especial a la catarata de anuncios que viene haciendo el Gobierno en los últimos meses con el objetivo de mantener la economía a flote e impulsar el consumo interno para contrarrestar el “efecto jazz”, como le gusta a CFK denominar a la crisis internacional. Será un discurso extenso, de unas dos horas, y no leído.

Con la crisis del campo aún pendiente de resolución, Cristina lanzará ante la Asamblea Legislativa una convocatoria a la unidad de todos los sectores para enfrentar la crisis. En ese marco, podría referirse al Consejo Económico y Social, el espacio de discusión multisectorial a la española que Cristina viene prometiendo (con diferentes denominaciones) desde la campaña 2007. La iniciativa –bautizada primero “Pacto Social, y luego “Acuerdo del Bicentenario”– volvió a cobrar fuerza durante el viaje presidencial a Madrid. Sin embargo, con la pelea con el agro aún en veremos (un actor que no podrá estar ausente en esa mesa), la idea tiene por ahora final incierto.

Amén del discurso presidencial, la expectativa del domingo estará puesta en el saludo obligado que la mandataria deberá cruzar con su vice, Julio Cobos, encargado de darle la bienvenida. Hubo un intento de los K para que Cobos se ausentara ese día del país cediendo su lugar al Presidente Provisional del Senado, José Pampuro. Pero el mendocino lo frenó en seco.

Cristina también volverá a cruzarse en el Congreso con Carlos Reutemann (el santafesino escuchará el discurso desde la banca), cuya salida del bloque del FPV derivó en una estampida de legisladores que, aunque el Gobierno lo niegue, acota el margen de acción del kirchnerismo tanto en el Senado como en Diputados.

Este escenario se plantea nada menos que a ocho meses de las elecciones de octubre, donde los Kirchner pondrán en juego su proyecto político, una contienda que hoy por hoy tiene pronóstico reservado. Para alentar a CFK en este mal trance, el sindicalismo, con Hugo Moyano a la cabeza, le garantizó al Gobierno una plaza llena frente al Congreso.También intendentes del conurbano y algunas organizaciones sociales harán su aporte para que la concurrencia sea masiva. Hay un dato a confirmar: el propio Néstor Kirchner podría ir a la Plaza a apoyar a su esposa.

Comentá la nota