En Congreso conviven con los basurales

Los residentes se quejan por los desperdicios acumulados y por los malos olores que afectan al sector. Piden seguridad.
La intersección de las calles Ballesteros y Julio Lastra, de barrio Congreso, al sur de la ciudad de Córdoba, es una clara postal del descuido y la negligencia de la Municipalidad. Allí, justo donde termina el barrio, la falta de higiene es tal que los ratones tienen vía libre para circular, sin que los vecinos puedan hacer algo al respecto.

Ocurre que, además de un basural de importantes dimensiones, hay una caballeriza perteneciente a la Policía de la Provincia de Córdoba, que se encuentra en pésimas condiciones de higiene y separada de los terrenos colindantes solamente por un alambrado.

Olores intolerables. Los vecinos alegan que en los márgenes de este predio hay una canaleta en la cual se depositan los excrementos de los alrededor de 70 caballos que están allí, y que cuando llueve ésta se inunda y el líquido invade las calles aledañas, lo que las torna intransitables.

Sin embargo, cuando la lluvia se evapora los problemas no merman, ya que los rayos de sol sobre el excremento potencian los olores, que invaden la zona hasta volverse insoportables. "Encima, se llena de moscas, mosquitos y demás insectos por la mugre que esto genera", protesta Graciela Ramos, que vive justo al frente del predio.

La Voz del Interior intentó comunicarse con algún vocero de la caballería provincial, pero no tuvo respuesta. Desde el CPC Residencial Sur Villa el Libertador, aseguran que es una problemática que debe ser resuelta a nivel provincial.

Basura por todas partes. Lo cierto es que una breve visita por la zona es suficiente para observar toneladas de basura en descomposición, compuesta por animales muertos, escombros, pañales sucios, cartones y hasta muebles rotos. Y eso sin contar los roedores que la caminan. "Esto es un criadero de dengue, vivimos encerrados porque tenemos miedo de que nos piquen los mosquitos", manifestó con preocupación Daniel Casanova.

Los vecinos expresaron también su indignación con un segundo basural, ubicado en la calle 2 de Setiembre. Allí, los desperdicios ocupan la mitad de la calzada, lo que complica la circulación de vehículos y peatones y restringe el acceso a la avenida Circunvalación.

Consultado por este diario, el director del CPC Villa El Libertador, Fabricio Bornacini, se mostró inquieto por la problemática de los basurales y aseguró que se están realizando acciones al respecto, aunque indicó que muchas veces no resultan del todo eficaces, ya que, al tiempo de ser limpiados, la gente vuelve a ensuciarlos. "Es muy difícil controlar que vecinos y carreros no depositen basura allí", se justificó.

Falta de servicios. Según los vecinos, no hay servicio en el barrio que funcione como debería. No hay seguridad, no hay alumbrado público, no hay pavimento y no hay cloacas, manifiestan. "Lo peor es que pagamos impuestos como si gozáramos de los mismos servicios que otros barrios", protestan.

Mientras tanto, Carlos Breppe, presidente del centro vecinal, muestra dos impuestos, cuyos montos están marcados con resaltador. "¿Ves? – explica–. Nos aumentaron más de un 300 por ciento. Pagamos como barrio residencial cuando en Catastro figuramos como zona roja".

Los residentes dicen que están cansados: de pelear, de protestar, de amargarse y de no ver mejoras ni soluciones a ninguno de sus problemas. "Estos tipos se nos burlan", expresa Yolanda con impotencia, y Paloma finaliza: "Ya no sabemos cómo expresarnos para que nos escuchen".

Comentá la nota