Congreso: arranca la pulseada por la eliminación de las AFJP

A las 15 esperan al ministro Tomada y a Boudou, titular de la ANSeS. Y mañana recibirán a la CGT y la CTA. También escucharán a gerentes de las empresas privadas. El oficialismo quiere definirlo en pocos días y votar el 5 de noviembre.Por: Alfredo Gutiérrez
Hoy comienza en la Cámara de Diputados el tratamiento de la reestatización del sistema previsional con el fin de las AFJP creadas por la Ley 24241 hace catorce años. Será en un plenario de comisiones a las 15, con los respectivos informes del ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y del titular de la ANSeS, Amado Boudou.

El punto central es que el kirchnerismo deberá dar pauta de su disposición a admitir modificaciones reclamadas desde adentro y desde los bloques opositores. Una de ellas, ampliar los controles y otras a delimitar el uso de los recursos que, si la ley se aprueba, pasarán en su totalidad al Estado.

Esas comisiones son la de Presupuesto, que preside el kirchnerista santafesino Gustavo Marconatto, y la de Previsión Social, a cargo del también peronista Juan Carlos Díaz Roig, un especialista en la materia.

La agenda de consultas incluye para mañana la invitación a la CGT y también a la CTA, como se hizo en la ronda referida a la reciente ley de la movilidad jubilatoria. También estarían los representantes de la AFJPs.

La apertura del trámite en la Cámara donde mayor peso tiene la oposición podría culminar allí en la primera semana de noviembre si el oficialismo cierra filas en favor de acelerar todo. Por ello es intención del bloque que preside Agustín Rossi pedir en la sesión de mañana por la tarde un voto de preferencia para tratar el tema la semana siguiente, lo cual llevaría al recinto el dictamen de las comisiones -a favor y en contra de la ley- el miércoles 5 de noviembre.

Luego llegará el turno del Senado, donde el bloque que conduce el rionegrino Miguel Pichetto quiere liquidar la cuestión antes del 30 de noviembre, cuando finalizará el período de sesiones ordinarias.

No sólo a partir de hoy comenzará a definirse la relación de las intenciones con el calendario.

La expectativa en torno del primer paso de esta tarde es si el oficialismo ratificará la intención de admitir cambios en el proyecto enviado por la jefa de Estado. Y también el nivel de resistencia de la oposición a esta súbita iniciativa que impone un drástico giro con relación a lo realizado durante el gobierno de Carlos Menem.

El bloque radical, que se opuso a la 24.241, lo hace también ahora, junto con el bloque del Pro y la Coalición Cívica, en tanto que el bloque del SI, que preside Eduardo Macaluse, se dispone a votar a favor en general. En tanto, los socialistas que dirige la santafesina Silvia Augsburger aguardan conocer la disposición del kirchnerismo a introducir modificaciones.

En 1993 hubo cambios en el proyecto, como el derecho de los trabajadores a la opción de continuar en el sistema de reparto (estatal) o pasar al régimen de capitalización privada a cargo de las administradoras, en atención a las resistencias dentro del bloque menemista, donde existía todavía una docena de diputados de extracción gremial.

Ahora los cambios, alentados desde el mismo oficialismo, apuntan a garantizar los controles y a delimitar taxativamente el uso de los multimillonarios recursos que convergerán en la ANSeS. Por ejemplo, que no se empleen para pagos de la deuda externa. Esto condicionará el apoyo de bloques predispuestos a votar en general.

El escenario en principio elegido para hoy es el incómodo salón de la Comisión de Presupuesto, en lugar de un amplio salón del que también dispone el edificio del anexo, utilizado en el debate por las retenciones.

Pero tampoco esta decisión era un asunto que estuviera cerrado.

La desaparición de las AFJP tiene implicancias económicas, históricas, culturales y, sobre todo, define la suerte de millones de argentinos que se jubilen en el futuro. Pero el proyecto del Gobierno, anunciado con todo el "factor sorpresa" que distingue a la política de los Kirchner, será tratado en un tiempo brevísimo: apenas una semana, si se cumple el deseo del oficialismo en Diputados. El Senado, en tanto, empieza hoy con el polémico Presupuesto (que ni menciona la crisis internacional) para votarlo también la semana que viene. Todo, a toda velocidad.

Comentá la nota