El Congreso aprobó el gigantesco presupuesto de defensa de EE.UU.

Son US$ 680.000. El Senado hizo una inusual sesión un sábado para votarlo.
El Senado de Estados Unidos superó ayer diferencias de último momento y la tormenta de nieve que dejó todo Washington blanca y aprobó en particular la ley que provee 680.000 millones de dólares para gastos de defensa, incluyendo 101.000 millones para las guerras en Irak y Afganistán. La legislación ya había sido votada en general en octubre.

El tamaño de la cifra lo indica el hecho de que el país con el siguiente mayor presupuesto militar es China con poco más de 50.000 mil millones de dólares.

Los fondos aprobados son los que se calcula para el funcionamiento del Pentágono y la maquinaria de guerra norteamericana. La suma no incluye los alrededor de 30.000/40.000 millones de dólares que pagarán el envío de los 30.000 soldados adicionales a Afganistán, anunciado por el presidente, Barack Obama.

La cámara alta hizo el poco común esfuerzo de reunirse un sábado -en este caso en medio de la fuerte nevada- para aprobar a tiempo la renovación del presupuesto de defensa, cuya versión del año anterior estaba por expirar. El voto terminó 88-10 y el texto salió para el escritorio del presidente Obama, donde será promulgado.

Antes, los senadores habían recibido una diplomática presión de la canciller, Hillary Clinton, y el ministro de Defensa, Robert Gates. En una carta pública conjunta, difundida el viernes, Clinton y Gates habían llamado al Senado a aprobar rápidamente el proyecto de apropiación de dinero federal. La luz verde para la financiación, dijeron en la nota, "proveerá importante apoyo a las prioridades de nuestras políticas de exteriores y de seguridad nacional, y asegurarán la continuidad de los fondos para nuestras tropas en combate y para el ministerio de Defensa".

Con el envío de los nuevos 30.000 efectivos, EE.UU. pasará a contar con casi 100.000 hombres en Afganistán, adonde el presidente ordenó una escalada militar contra los talibanes y sus aliados de la organización Al Qaeda, el grupo fundamentalista islámico al que se acusa de los atentados del 11 de setiembre del 2001 contra el Pentágono y las torres gemelas de Nueva York.

En Irak, aun después de puesto en marcha el calendario para el retiro, se estima que el gobierno de Washington mantiene unos 115.000 soldados, los cuales forman parte de los alrededor de un millón y medio de elementos activos del aparato de defensa. Una parte de los fondos aprobados será utilizado para acelerar ese programa de evacuación del país del Golfo, según ha prometido el mandatario.

El voto de hoy, dijo el jefe de la bancada demócrata (oficialista) en la cámara, el senador Harry Reid, de Nevada, envía "un fuerte mensaje a nuestros hombres y mujeres en uniforme". Sin embargo, el pasaje de la ley estuvo marcado por algunos choques políticos entre demócratas y republicanos que poco tuvieron que ver con la cuestión de defensa o la habitual unidad de criterios cuando se trata de financiar a las fuerzas militares.

Durante el debate, los republicanos intentaron cambiar el proceso de votación de la ley, con el objetivo de postergar la discusión sobre defensa y, en consecuencia, retardar la llegada al Senado de la cuestión de la reforma sanitaria, fuertemente resistida por la oposición. Pero la ley de financiación de defensa finalmente obtuvo el respaldo de los demócratas y de varios republicanos, y dejó el camino libre para retomar la discusión de la reforma sanitaria.

Comentá la nota